Crossroads blog | 15 Jul, 2022

Aplicando las lecciones aprendidas sobre el cambio climático para detener la pérdida de biodiversidad

El Acuerdo de París demostró que es posible forjar un consenso mundial en torno a un objetivo medioambiental compartido. Dados los vínculos entre las crisis de la biodiversidad y del clima, debemos aprender las lecciones de París para guiar las negociaciones hacia un marco global de biodiversidad y asegurar que nuestras soluciones beneficien a las personas, la naturaleza y el clima; escribe Manuel Pulgar-Vidal, Presidente en funciones de la Comisión de Crisis Climática de la UICN.

content hero image
Photo: Day's Edge Productions / WWF-US

El mundo se enfrenta a una crisis gemela cada vez más urgente. El cambio climático y la pérdida de la naturaleza amenazan con cambios irreversibles en el ambiente a nivel global; cambios que tendrán un impacto profundo en el bienestar de miles de millones de personas en todo el planeta.

Estas dos crisis están estrechamente ligadas. El cambio climático es un impulsor clave de la pérdida de biodiversidad, que exacerba la gravedad y frecuencia de diferentes amenazas como sequías e inundaciones, cambia los rangos de distribución donde las especies pueden prosperar, altera las redes alimentarias, y afecta los tiempos y patrones de reproducción. La degradación de los ecosistemas naturales, especialmente la deforestación, está ocasionando la liberación de grandes volúmenes de gases de efecto invernadero y reduciendo la capacidad de los sistemas naturales para seguir absorbiendo carbono de la atmósfera. Por otro lado, sabemos bien cuánto puede contribuir la naturaleza para abordar las principales amenazas que enfrenta el mundo: el cambio climático, la seguridad hídrica, la seguridad alimentaria, la salud y la gestión del riesgo de desastres.

En ese sentido, es sumamente importante que el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN haga un llamado a sus Miembros para crear una Comisión de Crisis Climática. Esta Comisión, que dispuso el Congreso, está encargada de trabajar con los comités regionales y nacionales de la UICN y la sociedad civil para ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse al cambio climático, teniendo en cuenta las acciones e iniciativas desarrolladas a través del proceso de cambio climático de la ONU.

featured image

Invertebrate life including corals, tunicates and sponges, covers mangrove roots; Tunicate Cove, Belize

naturepl.com / Tim Laman / WWF

Me siento honrado de haber sido designado presidente interino de la Comisión de Crisis Climática. Soy ex Ministro del Ambiente del Perú (2011-2016), tiempo en el cual me desempeñé como Presidente de la XX Conferencia de las Partes (COP20) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2014. Desde 2016, he dirigido la Práctica Global de Clima y Energía de WWF, trabajando en temas de cambio climático en el contexto de la misión de WWF por conservar la naturaleza.

El Acuerdo de París ha demostrado que es posible lograr un consenso mundial colectivo en torno a un objetivo ambiental compartido. A pesar de la urgencia y la importancia de abordar la pérdida de biodiversidad, aún no se había logrado un consenso global colectivo en beneficio de la naturaleza.

En los esfuerzos por tratar de abordar el cambio climático, el Acuerdo de París ha demostrado que es posible lograr un consenso mundial colectivo en torno a un objetivo ambiental compartido, en otras palabras, limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales. Es por ello que a pesar de todas las discrepancias y desacuerdos que puedan existir, se deben aunar esfuerzos para trabajar en un conjunto de procesos y mecanismos para lograr dicho objetivo.

A pesar de la urgencia y la importancia de abordar la pérdida de biodiversidad, al momento de redactar este documento en julio de 2022, aún no se había logrado un consenso global colectivo en beneficio de la naturaleza. Es crucial que las actuales negociaciones en torno a un Marco Global de Biodiversidad, bajo el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), concluyan de manera rápida y positiva.

featured image

Slash and burn agriculture has caused a 97% reduction of dry baobab forest across Madagascar

Jeff Wilson / Silverback / Netflix

Pero este marco es solo el comienzo. Una lección importante de París es que la meta internacional debe estar firmemente integrada en las agendas nacionales, con políticas y regulaciones nacionales alineadas con el objetivo global.

También hemos aprendido la importancia intrínseca de conectar el cambio climático con la economía, para asegurarnos de comprender tanto los riesgos económicos y los costos de la inacción, como las oportunidades que presenta la crisis para crear empleos, crecimiento e inversiones rentables. Según el profesor Dasgupta en su histórico informe para el gobierno del Reino Unido, la economía global está íntimamente relacionada con la naturaleza, y las dependencias económicas y los impactos sobre la biodiversidad son profundos y de gran alcance.

Toda la agenda debe estar firmemente arraigada en la ciencia. 

Los actores no estatales también son clave para abordar la crisis ambiental. Fui uno de los primeros defensores en apoyar la participación formal del gobierno subnacional, la sociedad civil, las empresas, la academia y las ciudades en el proceso de la CMNUCC. La construcción de relaciones consultivas y colaborativas con estos actores ha demostrado ser clave para traducir los objetivos y aspiraciones de un acuerdo internacional en acciones y esfuerzos de implementación sobre el terreno.

Y, por supuesto, toda la agenda debe estar firmemente arraigada en la ciencia. El trabajo del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha sido fundamental para generar consenso sobre el alcance del peligro que representa un clima cambiante y la variedad de soluciones para reducir las emisiones y desarrollar la resiliencia climática. La Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) está desempeñando un papel similar en cuanto a la naturaleza y la pérdida de biodiversidad. El informe del taller sobre biodiversidad y cambio climático copatrocinado por IPBES-IPCC es un buen primer paso para reconocer los vínculos entre el clima y la naturaleza. Garantizar que la política y la toma de decisiones estén conectadas con la ciencia será crucial para nuestro trabajo.

featured image

Seven year old Sumatran orangutan

Huw Cordey / Silverback / Netflix

De manera crítica, nuestras respuestas al cambio climático y la pérdida de la naturaleza deben converger y alinearse. A pesar de los vínculos que existen entre estos dos temas, hasta la fecha solo se han abordado de manera aislada. Esto data desde que la Cumbre de la Tierra de Río de 1992 creó la CMNUCC y el CDB.

Existen enormes oportunidades para soluciones comunes e integradas a las dos crisis. Por ejemplo, las soluciones basadas en la naturaleza pueden aprovechar los sistemas naturales para mitigar el cambio climático, respaldar los medios de vida de las personas que dependen de ellos y aumentar la resiliencia de esos sistemas para proteger y mejorar la biodiversidad.

La integración (clima, biodiversidad, desarrollo de la resiliencia climática y los Objetivos de Desarrollo Sostenible) debe incorporarse en la toma de decisiones nacionales e internacionales, ya sea en políticas, negocios o inversiones. Como hemos aprendido con el tema del cambio climático, las políticas y actividades económicas aparentemente no relacionadas pueden crear impactos y dependencias. Las exigencias de proteger la naturaleza y el clima deben tenerse en cuenta en las decisiones que toman nuestros líderes.

Necesitamos un esfuerzo de toda la sociedad en conjunto. 

Asimismo, necesitamos un esfuerzo de toda la sociedad en conjunto. Los cambios que necesitamos ver en la política, los negocios y el comportamiento de las personas solo serán posibles si se cuenta con el apoyo más amplio posible. Esto incluye particularmente a las personas más vulnerables y aquellas, como los pueblos indígenas, que a menudo tienen las relaciones más íntimas y codependientes con la naturaleza.

Si podemos avanzar en estos esfuerzos, creo que la Comisión de Crisis Climática puede hacer una valiosa contribución para abordar estas crisis gemelas y hacer frente al triple desafío de beneficiar a las personas, la naturaleza y el clima.

Disclaimer
Opinions expressed in posts featured on any Crossroads or other blogs and in related comments are those of the authors and do not necessarily reflect the opinions of IUCN or a consensus of its Member organizations.

IUCN reserves the right to remove links added by commenters that are deemed inappropriate or unrelated to blog posts.