La reescritura de los genes podría tener amplias consecuencias en la naturaleza - Informe de la UICN

El campo emergente de la biología sintética podría afectar a la naturaleza en formas que van más allá de los organismos genéticamente modificados individuales, según un informe publicado hoy por la UICN.

La biología sintética, que consiste en alterar o rediseñar genes para cumplir con objetivos humanos, es un campo de rápido desarrollo con impactos significativos potenciales en la conservación de la naturaleza, según el informe de evaluación Fronteras Genéticas para la Conservación. Hasta ahora aplicada principalmente en agricultura y en medicina, la biología sintética podría tener impactos sustanciales en la conservación, incluyendo la propagación de genes modificados a especies no-meta y consecuencias para el conjunto más amplio de los ecosistemas, pero también beneficios como la conservación de especies amenazadas, la reducción del uso de fertilizantes o la disminución de la demanda de productos derivados de especies amenazadas.

“Los seres humanos están reprogramando genéticamente la naturaleza cada vez más, nos guste o no. La comunidad mundial de la conservación debe contribuir al desarrollo responsable de las aplicaciones de la biología sintética”, dijo la Directora General de la UICN, Inger Andersen. “Este informe de evaluación aporta una contribución importante a un debate equilibrado y basado en hechos sobre este importante pero polémico tema.”

Muchos de los usos propuestos de la biología sintética aún no se han implementado, por ejemplo el uso de la impulsión genética para limitar la capacidad de transmisión de la malaria de los mosquitos que propagan esta enfermedad. La impulsión genética, que también puede ocurrir de forma natural, implica que un gen se transmita con una probabilidad mayor que el habitual 50%, y se puede utilizar para difundir genes en poblaciones silvestres. Los científicos todavía están investigando el potencial de esta tecnología.

Las aplicaciones de biología sintética a la medicina incluyen la ingeniería de microbios para biosintetizar productos que normalmente provienen de especies amenazadas, como una molécula de interés médico que se encuentra normalmente en la sangre de los cangrejos herradura. La Lista Roja de la UICN de Especies AmenazadasTM predice disminuciones de al menos un 30% en las poblaciones de cangrejos herradura durante los próximos 40 años, a medida que crezca la demanda de productos derivados de esta especie. La alternativa producida sintéticamente representa una oportunidad para conservar esta especie y las poblaciones de aves playeras que dependen de ella.

“A medida que la biología sintética gana impulso, estamos viendo cómo la frontera entre lo natural y lo hecho por el hombre comienza a desdibujarse”, dijo Kent Redford, Presidente del Grupo de Trabajo de la UICN sobre Biología Sintética y autor principal del informe. “La biología sintética presenta riesgos y oportunidades significativos para la conservación de la naturaleza. Esperamos que este informe ayude a asegurar que los usos futuros de las tecnologías de biología sintética se basen en la evidencia científica y en una participación amplia e inclusiva del público, y que beneficien tanto la naturaleza como la humanidad.”

Los autores del informe también evaluaron las maneras en que la biología sintética puede potencialmente aplicarse a la conservación de la naturaleza misma, por ejemplo, reescribiendo el código genético para proteger las especies de las enfermedades o del cambio climático, o utilizando la impulsión genética para erradicar especies invasoras en las islas. Estas aplicaciones están todavía en fase de desarrollo, siendo la más avanzada unos castaños americanos transgénicos resistentes a un hongo invasor que casi los elimina, y que están potencialmente listos para ensayos de campo.

Algunas aplicaciones de la biología sintética, si se diseñan y se enfocan adecuadamente, podrían dar a los conservacionistas nuevas herramientas con las que enfrentar el ritmo y la magnitud de la disminución de especies, concluyen los autores. Recomiendan que el uso de la biología sintética se base en evaluaciones caso por caso de los riesgos asociados, que se guie por pruebas empíricas y que tome en cuenta los conocimientos tradicionales, los valores religiosos y éticos. Los autores también piden una mayor colaboración entre los conservacionistas y los biólogos sintéticos en la recopilación de datos científicos que podrán guiar el despliegue de estos métodos.

El informe de evaluación fue escrito por el Grupo de Trabajo de la UICN sobre Biología Sintética y Conservación de la Biodiversidad, en respuesta a una Resolución de 2016 adoptada por los Miembros gubernamentales y no-gubernamentales de la UICN. El informe servirá de base para una nueva política de la UICN sobre conservación y biología sintética, que los Miembros de la UICN votarán durante el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN, en junio de 2020.

La Oficina Federal Suiza para el Medio Ambiente, el Instituto Luc Hoffmann del Fondo Mundial para la Naturaleza - Internacional, el Ministerio francés para la Transición Ecológica e Inclusiva y la Fundación Gordon y Betty Moore proporcionaron un apoyo financiero para el desarrollo de esta evaluación.

El informe completo está disponible aquí.
Puede ver los mensajes claves del informe aquí.
El resumen de la UICN sobre biología sintética está disponible aquí.


Notas para los editores

Para más información o para concertar entrevistas, puede contactar a:
Adaudo Anyiam-Osigwe, Relaciones con la prensa, UICN, Teléfono: +41229990334, [email protected] 
Goska Bonnaveira, Relaciones con la prensa, UICN, Teléfono: +41229990245, Móvil: +41792760185, [email protected] 

Go to top