Blog | 29 Sep, 2022

Inversiones de impacto: sector privado y conservación

Para alcanzar un cambio transformacional que enfrente la triple crisis climática, de pérdida de biodiversidad y económica, la inversión del sector privado en conservación de la naturaleza necesita incrementar significativamente.  Esto también es importante para el desarrollo de los negocios, dado que se estima que más de la mitad del Producto Interno Bruto (PIB) del planeta (US$44 billones) es generado por industrias que depende alta o moderadamente de la naturaleza y sus servicios[i].

El primer borrador del Marco Mundial de la Diversidad Biológica post 2020, que será aprobado en diciembre durante la 15ta Conferencia de las Partes del Convenio de Diversidad Biológica (COP 15 CDB), hace un llamado a incrementar los recursos financieros para la conservación en al menos US$200 mil millones por año, incluyendo el incremento de nuevas fuentes adicionales y recursos financieros efectivos en al menos US$10 mil millones por año (Meta 19).

Hombre con granos de caféPhoto: Imagen de wirestock en Freepik

Las Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN) son una aproximación costo-efectiva para proteger, gestionar sosteniblemente y restaurar, ecosistemas naturales o modificados para solucionar los desafíos sociales[ii]. Las Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN) pueden mitigar hasta un 37% de carbono, necesaria para que al 2030 tengamos un 66% de oportunidad de mantener el calentamiento global por debajo de 2°C[iii]. Por ejemplo, los manglares y marismas de vegetación salada proveen protección a las costas contra la erosión, las marejadas y pequeñas olas de tsunami [iv] [v] con un costo entre 5 y 9 veces menor que otras medidas [vi]

Aproximadamente US$133 mil millones por año [vii] fluyen hacia Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN) en la actualidad. Los fondos públicos representan el 86% y los fondos privados el 14%.  La asistencia financiera internacional (asistencia oficial para el desarrollo y otros flujos financieros) que se enfocan en la biodiversidad sólo alcanza US$10 mil millones por año (en promedio 2016-2020). Al 2030, se espera que el 50% de las nuevas fuentes de financiamiento provengan de mecanismos público-privados innovadores como compensaciones por biodiversidad, mercado de carbono y mecanismos para escalar la inversión del sector privado como cadenas de valor sostenibles y productos financieros verdes [viii].

La acción de conseguir y manejar capitales públicos y privados, y utilizar distintos mecanismos financieros y económicos para apoyar al manejo sostenible de la biodiversidad se conoce como “financiamiento para la biodiversidad” (BIOFIN-PNUD[ix]).  En algunos casos, la colaboración entre organizaciones/mecanismos puede llevar a mejores resultados; por ejemplo, la combinación de deuda verde de una institución financiera con una donación de una organización filantrópica. Esto se llama “financiamiento combinado”, definido como “el uso estratégico del financiamiento público para movilizar financiamiento adicional para el desarrollo sostenible” (OCDE[x]). 

Estos esquemas reducen el riesgo de los inversionistas privados y/o mejoran sus tasas de retorno; y se han convertido en un importante catalizador de los flujos financieros privados hacia la conservación[xii].  Durante el periodo 2013-2014, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés) entregó US$ 1.4 mil millones de financiamiento climático, a través de canales “regulares”, que, a cambio, movilizaron cerca de $800 millones del sector privado (cerca de 60 centavos por cada dólar del GEF).  Mientras que, en el mismo periodo, las inversiones en financiamiento combinado sumaron USD$174 millones del GEF y movilizaron cerca de US$1,1 mil millones del sector privado (una ratio de apalancamiento de 6.3)[xiii]

Esquema de Financiamiento Combinado.  Adaptado de Tobin-de la Puente, J. and Mitchell, A.W. (eds.), 2021Photo: Esquema de Financiamiento Combinado. Adaptado de Tobin-de la Puente, J. and Mitchell, A.W. (eds.), 2021

Dado que una porción importante del financiamiento para la biodiversidad ya proviene de fuentes públicas y filantrópicas para el desarrollo, el financiamiento combinado no requiere de un nuevo flujo de capital.  Mas bien, es una oportunidad para redistribuir el financiamiento existente y catalizar capitales privados hacia resultados positivos para la naturaleza[xiv].

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) lidera la implementación de una serie de iniciativas para promover la inversión privada en SbN.  Como parte de la Iniciativa de Finanzas para la Conservación (CPIC, por sus siglas en ingles), se espera movilizar $100 millones de dólares de inversiones del sector privado.  CPIC busca crear modelos que permitan la entrega exitosa de proyectos de conservación que son prioridad para la inversión. Como parte de esta iniciativa, el Fondo de Aceleración Nature +, con el GEF como inversor principal, ofrece inversiones de capital a proyectos de SbN con un alto potencial de crecimiento e impactos positivos de conservación, principalmente en los mercados emergentes. El fondo busca crear un portafolio de US$200 millones de proyectos transformacionales, escalables y financieramente viables.

UICN también implementa la Iniciativa Subnacional de Financiamiento Climático (SCF, por sus siglas en ingles), con el Fondo Verde para el Clima (GCF, por sus siglas en inglés) como inversionista principal. Ésta es una iniciativa global de financiamiento combinado que busca movilizar US$750 millones para invertir en infraestructura resiliente al clima de escala mediana, a nivel subnacional, en los campos de energía sostenible, agua y saneamiento, manejo de residuos sólidos, agricultura regenerativa y SbN en países en desarrollo.

Además, el Mecanismo de Financiamiento Capital Natural Azul y el Fondo de Aceleración de Carbono Azul (Blue Carbon) apoya el desarrollo de proyectos de capital natural azul y SbN en ambientes marinos y costeros, en países en desarrollo, con el apoyo de los gobiernos de Luxemburgo y Australia, respectivamente.

Ya no existe un “modelo de negocio tradicional”.  Existe una clara tendencia a hacia mejorar los impactos ambientales y sociales de nuestras decisiones financieras. Este camino se debe recorrer al lado de la ciencia, para evitar los impactos negativos no intencionales mientras que se continúan generando dividendos económicos. Los nuevos instrumentos financieros y condiciones habilitantes que permitan inversiones directas en la conservación, que recompensen los comportamientos y buenas prácticas sustentables, y que manejen y restauren los valores ambientales, se están convirtiendo en el nuevo modelo de negocios.

Para esto, es imperioso mejorar la implementación de los sistemas de reporte de impacto Ambientales (Environmental), Sociales (Social) y de Gobernanza (Governance) (ESG, por su sigla en inglés), y desarrollar taxonomías verdes consistentes, que permitan la clasificación de actividades consideradas como sostenibles dentro de un país, y compararlas entre países.

 
Referencias:

[i] WEF. Nature Risk Rising: Why the Crisis Engulfing Nature Matters for Business and the Economy. New Nat. Econ. 36 (2020)
[ii]Cohen-Shacham, E., Walters, G., Janzen, C. & Maginnis, S. Nature-based solutions to address global societal challenges. Nature-based solutions to address global societal challenges (IUCN International Union for Conservation of Nature, 2016). doi:10.2305/iucn.ch.2016.13.en
[iii] Griscom, B. W. et al. Natural climate solutions. Proc. Natl. Acad. Sci. 114, 11645–11650 (2017)
[iv] Gedan, K. B., Kirwan, M. L., Wolanski, E., Barbier, E. B. & Silliman, B. R. The present and future role of coastal wetland vegetation in protecting shorelines: Answering recent challenges to the paradigm. Climatic Change vol. 106 7–29 at https://doi.org/10.1007/s10584-010-0003-7 (2011)
[v] Narayan, S. et al. The Effectiveness, Costs and Coastal Protection Benefits of Natural and Nature-Based Defences. PLoS One 11, e0154735 (2016)
[vi] IFC. Biodiversity Finance Reference Guide: building on the green bond principles and green loan principles.  Draft for comments.
[vii] Tobin-de la Puente, J. and Mitchell, A.W. (eds.), 2021. The Little Book of Investing in Nature, Global Canopy: Oxford.
[viii]PNUD. Iniciativa de Financiamiento para la Biodiversidad BIOFIB. Disponible en:  https://www.biofin.org/ . Consultada el 27/sept/2022
[ix] OECD. Blended Finance. Disponible en: https://www.oecd.org/dac/financing-sustainable-development/blended-finance-principles/.  Consultada el 27/sept/2022
[x] Ver viii
[xi] GEF.  Blended Finance.  Disponible en: https://www.thegef.org/what-we-do/topics/blended-finance.  Consulada el 26/sept/2022.
[xii] Ver viii

Disclaimer
Opinions expressed in posts featured on any Crossroads or other blogs and in related comments are those of the authors and do not necessarily reflect the opinions of IUCN or a consensus of its Member organizations.

IUCN moderates comments and reserves the right to remove posts that are deemed inappropriate, commercial in nature or unrelated to blog posts..