Adaptación basada en Ecosistemas efectiva: desde una mirada conceptual a la práctica

La efectividad es clave para capitalizar estas intervenciones y aprendizajes de la AbE y lograr su enraizamiento en los pilares de un desarrollo sostenible

Investigador Local Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas – Perú

La Adaptación basada en Ecosistemas, una Solución basada en la Naturaleza (SbN), apunta a ecosistemas saludables que proveen servicios ecosistémicos que ayudan a las personas a adaptarse a los efectos adversos del cambio climático. Hay una creciente comprensión de que la AbE puede ser una solución de adaptación óptima, especialmente donde las personas dependen más de los ecosistemas para sus medios de vida. Así, varias organizaciones y países están implementando iniciativas AbE e integrándolas en políticas de cambio climático (Seddon et al. 2016a; 2016b).

De todas estas experiencias se están generando (o adaptando) una gran variedad de recursos – herramientas, metodologías, redes, lineamientos– para potenciar la implementación y escalamiento de la AbE, y son compartidas con un gran propósito: aprender más sobre lo que funciona y lo que no.  

La efectividad es clave para capitalizar estas intervenciones y aprendizajes de la AbE y lograr su enraizamiento en los pilares de un desarrollo sostenible. Así, la AbE efectiva se define como “una intervención que ha restaurado, mantenido o mejorado la capacidad de los ecosistemas para generar servicios ecosistémicos. Éstos a su vez, mejoran el bienestar, la capacidad adaptativa de los humanos y reduce su vulnerabilidad. La intervención también ayuda al ecosistema a resistir los impactos del cambio climático y otras presiones” (Reid et al. 2017, basado en Seddon et al. 2016b).

Con esta definición, y el progreso global en el marco conceptual de la AbE, resulta claro que todas nuestras intervenciones deberían ser efectivas. Una herramienta para facilitar este análisis es la Guía de preguntas para evaluar la efectividad de la AbE, centrada en el análisis de intervenciones en cuatro dimensiones: 1) efectividad para las sociedades humanas, 2) efectividad para los ecosistemas, 3) efectividad económica y 4) factores de capacidades, institucionales y políticos para una efectiva implementación.  

A más de los reportes de la aplicación de la herramienta en 13 casos AbE, incluyendo Perú y Chile, y con base en experiencias AbE en Sudamérica –desde una investigación del rol protector del bosque nativo en Chile frente a avalanchas y deslizamientos; la ampliación y conservación de humedales y la gestión comunal de praderas nativas en la puna peruana; hasta buenas prácticas en agrobiodiversidad, y conservación y manejo del agua en Ecuador– se destacan algunos aprendizajes para fomentar su efectiva implementación:

  • Diseño e implementación participativa y holística de las intervenciones, basados en el contexto sociocultural, ambiental, económico y político, apuntando a fortalecer los medios de vida locales y la gestión ecosistémica a escala de paisaje.
  • Articulación entre SbN como la restauración de paisajes o la infraestructura natural hídrica que aportan a ecosistemas y comunidades más resilientes frente al cambio climático y riesgos de desastres, contribuyendo a varios de los acuerdos internacionales.
  • Planificación y ordenamiento territorial integrales e incidencia en políticas intersectoriales, con una coordinación multiactor/sector y trans-disciplinaria y en el marco de los principios de una buena gobernanza.
  • Sistemas robustos de monitoreo y evaluación implementados con los múltiples partícipes, que permitan evidenciar de manera sistemática, crítica y analítica nuestros procedimientos, contribuciones e impactos.
  • Estrategias para asegurar la sostenibilidad, con accionar a nivel territorial que perdure más allá de los proyectos. Y la lista continúa…

Es imprescindible seguir documentando estos aprendizajes y las evidencias de la efectividad de las SbN y la AbE para alimentar nuestro quehacer y las futuras decisiones. Invitamos a seguir construyendo, aprendiendo y compartiendo más nuestros aciertos y desaciertos en este arduo camino hacia un desarrollo sostenible y resiliente.

Para más información sobre la herramienta para el análisis de la efectividad de la AbE y su aplicación en casos AbE en Peru y en Chile, te invitamos a ver los reportes:

  • Ecosystembased approaches to adaptation: strengthening the evidence and informing policy. Research results from the Mountain EbA Project, Peru. http://pubs.iied.org/17629IIED/
  • Ecosystembased approaches to adaptation: strengthening the evidence and informing policy. Research results from the Ecosystems Protecting Infrastructure and Communities project, Chile. http://pubs.iied.org/pdfs/17621IIED.pdf
  • Adaptación basada en Ecosistemas: Guía de preguntas para evaluar la efectividad. IIED, Londres. http://pubs.iied.org/pdfs/17606SIIED.pdf
  • Y el capítulo: A Framework for Assessing the Effectiveness of Ecosystem-Based in Approaches to Adaptation, in Zommers, Z. and Alverson, K. 2018. Resilience: The Science of Adaptation to Climate Change. Amsterdam, Kidlington and Cambridge. Elsevier. eDOI: https://doi.org/10.1016/C2016-0-02121-6

Fuentes:
Seddon, N., X. Hou-Jones, T. Pye, H. Reid, D. Roe, D. Mountain and A. R. Rizvi (2016a) Ecosystem-based adaptation: a win-win formula for sustainability in a warming world? IIED Briefing paper, July 2016, IIED, London.
Seddon, N., H. Reid, E. Barrow, C. Hicks, X. Hou-Jones, V. Kapos, A. R. Rizvi and D. Roe (2016b) Ecosystem-based approaches to adaptation: strengthening the evidence and informing policy: Research overview and overarching questions. IIED, London.
Reid, H., N. Seddon, E. Barrow, C. Hicks, X. Hou-Jones, V. Kapos, A. R. Rizvi, D. Roe and S. Wicander (2017) Ecosystem-based adaptation: question-based guidance for assessing effectiveness. IIED, London.

El Proyecto “Enfoques de AbE: Fortaleciendo la evidencia y generando información para las políticas” es implementado por el Instituto Internacional de Ambiente y Desarrollo (IIED), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación (WCMC) del PNUMA, parte de IKI financiado por BMUB, el mismo que busca generar evidencia de la efectividad de la AbE en la práctica para informar e influenciar los procesos de planificación y toma de decisiones de adaptación al cambio climático.

Más información:
Karen Podvin
Oficial de Programa de Adaptación al Cambio Climático
UICN América del Sur
[email protected]

Go to top