Alfonsín sueña con más para su finca

Alfonsín Pitterson transformó su finca en Talamanca, Costa Rica en una finca integral y esto le abrió nuevas posibilidades para mejorar la seguridad alimentaria de su familia. Pero como todo soñador, ya está pensando en nuevos caminos.

Alfonsin el soñador

A los 22 años, Alfonsín Patterson decidió dar un salto para mejorar la producción de su finca y a la vez, desarrollar acciones de Adaptación basadas en Ecosistemas (AbE) para contribuir con la conservación de suelos y la protección de una naciente.  Con el apoyo de Juan Carlos Barrantes de la Asociación Corredor Biológico Talamanca Caribe (CBTC), organización que trabaja junto a la UICN, implementando el proyecto AVE, logró transformar las 16 hectáreas de su finca en un modelo de finca integral. “Yo sembraba arroz, frijoles y maíz. Nunca pensé trabajar de otra manera. Pero con lo aprendido ahora tenemos un huerto, sembramos cacao injertado y frutales, ocho variedades de banano; hemos reforestado con árboles maderables cerca de la naciente, criamos animales y tilapia en una pecera”, afirma Alfonsín 6 años después de haber arrancado con la finca.

Una finca integral es una unidad de producción agropecuaria que produce una alta diversidad de productos agropecuarios y forestales; y en la que se optimiza el manejo y la administración de los recursos naturales existentes.

Como la finca de Alfonsín, existen otras ocho en la región de la cuenca del río Sixaola. Entre todos se ayudan, y “comparten mano” como dice Alfonsín. “En el día a día es mi familia (su compañera Nelly y sus hijos e hijas) quienes me ayudan. Yo limpio el lote, y cuando llegan de la escuela, me ayudan a sembrar semilla y a darle de comer a los animales. Pero también, con los otros dueños de finca un día yo les ayudo a trabajarla y luego ellos a mí. También intercambiamos semillas de plátano, maíz…”.

Alfonsín asegura que la calidad de vida de su familia ha mejorado, ya que no solo tienen más variedad para su autoconsumo sino también les permite vender en Yorkín. Sin embargo, Alfonsín no deja de soñar: quiere convertir su finca en un destino turístico. “Quiero hacer senderos y que los turistas vengan a conocer”.

 La UICN, a través del proyecto AVE (Adaptación, Vulnerabilidad y Ecosistemas), trabaja en seis sitios de la región de Mesoamérica capacitando a las comunidades y gobiernos locales en sobre medidas de Adaptación basadas en Ecosistemas (AbE). Uno de estos lugares es la microcuenca de Yorkín, parte de la cuenca del río Sixaola, en la región de Talamanca, Costa Rica.

 Las actividades se financian a través de la Iniciativa Internacional del Clima, del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear (BMU) de Alemania.

Go to top