Entrega de capital semilla a cajas rurales de ahorro y crédito en municipios de la cuenca baja del río Goascorán en El Salvador y Honduras

A través de las cajas rurales de ahorro y crédito se busca fortalecer a las comunidades de la cuenca baja y zona costera del río Goascorán, apostando por la mejora de sus medios de vida, la diversificación  de actividades productivas en la zona y la organización comunitaria con miras a un mejoramiento en sus vidas y de los ecosistemas con los que conviven.

Beneficiarios de cajas rurales en El Salvador y Honduras

Doce Cajas Rurales con 193 miembros (58 mujeres y 135 hombres) de El Salvador y Honduras  recibieron a finales del 2017 la cantidad de 36,200 dólares como un fondo semilla para poner en acción sus emprendimientos y planes de agro negocios; a fin de  mejorar sus medios de vida de manera sostenible tanto económica, social como  ambientalmente. 

Las cajas rurales son mecanismos de ahorro y crédito que el proyecto Mejoramiento de Cuencas Costeras y Medios de Vida promueve en los 8 municipios de la cuenca baja del río Goascorán en El Salvador y Honduras. Estos mecanismos promueven la organización comunitaria, fortaleciendo las capacidades técnicas organizativas, así como sus estructuras de  gobernanza y liderazgo. Los miembros que conforman las cajas rurales reciben formación mediante 5 módulos de capacitación en temas de organización y gobernabilidad de cajas rurales, cálculo de intereses y administración de ahorros, administración de préstamos y gestión de cobros, preparación de estados financieros, elaboración de planes de negocios,  educación financiera y prácticas sostenibles que contribuyan a entender el vínculo directo que tienen con el medio ambiente y la conservación de la  biodiversidad de la zona.  Los beneficiarios se comprometen a implementar buenas prácticas ambientales en sus emprendimientos y apoyar en las actividades de vigilancia y buen manejo de las áreas protegidas de la Bahía de la Unión en El Salvador y la Bahía de Chismuyo en Honduras.

El fortalecimiento de capacidades de los miembros de la comunidad inició hace nueve meses como requisito a la entrega del fondo, que sirve para fortalecer su capacidad organizativa y manejar los temas básicos de administración de la Caja Rural.  Es en ese momento que las cajas identifican sus rubros de acción, comienzan a definir los roles comunitarios, establecen sus juntas directivas y empiezan a hacer sus trámites de legalización. También es cuando los socios definen las políticas de ahorro y crédito y el monto que destinarán a este fin, comenzando a crear su propio capital, que luego es complementado con el financiamiento del proyecto para crear mayores oportunidades.

Adicionalmente, estas 12 Cajas Rurales -que entre sus rubros principales tienen a pescadores y agricultores- generan ofertas de trabajo y oportunidades que motivan, sobre todo a los jóvenes,  a pensar en su futuro. Los municipios de El Sauce, Pasaquina y San Alejo en El Salvador;  y Caridad, Aramecina, Goascorán y Alianza, en Honduras presentan altos índices de pobreza y migración, sin embrago cuentan con una riqueza ecosistémica que hace de iniciativas como esta, donde se puedan fortalecer los medios de vida e integrar un enfoque de conservación, un paso positivo para el cuidado de la biodiversidad. El proyecto seguirá apostando y fortaleciendo estas estructuras con miras a incrementar la cantidad de Cajas Rurales en ambos países, basándose en la apropiación comunitaria y la disponibilidad del presupuesto en las zonas de intervención.

El proyecto Mejoramiento de Cuencas Costeras y Medios de Vida es financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) como una iniciativa de  la UICN, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Las actividades de medios de vida son ejecutadas a través de su socio FUNDER, Fundación para el Desarrollo Empresarial Rural.

El proyecto Mejoramiento de Cuencas Costeras y Medios de Vida es una iniciativa de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), financiado por la  Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que pretende mejorar el manejo de los recursos de la cuenca baja del río Goascorán y la zona costera, que trabaja directamente en nueve municipios de El Salvador y Honduras, con el apoyo estratégico de 3 socios: La Fundación Salvadoreña para la Promoción Social y el Desarrollo Económico (FUNSALPRODESE) en El Salvador, y el Comité para la Defensa y Desarrollo del Golfo de Fonseca (CODDEFFAGOLF) y la Fundación para el Desarrollo Rural (FUNDER) en Honduras.

Para más información contactar a  Wanda Villeda, [email protected] 

 

Go to top