Culmina alianza entre UICN y el Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo (IIED) en materia de equidad, REDD+ y distribución de beneficios en México

Incorporando equidad en REDD+ en la distribución de beneficios en México

Conociendo la perspectiva de las mujeres acerca de la dependencia forestal y agropecuaria en su comunidad, Campeche, México

Para apoyar al fortalecimiento de la equidad en la Estrategia para REDD+ en México (ENAREDD+), la Oficina Regional para México, América Central y el Caribe (ORMACC) de la UICN y el Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo (International Institute for Environment and Development, IIED), en colaboración con la CONAFOR, implementaron la “Iniciativa Equidad, REDD+ y Distribución de Beneficios”. Dicha iniciativa formó parte del proyecto “Beneficios de REDD+: Facilitación de procesos nacionales y comunitarios para diseñar esquemas de distribución de beneficios REDD+ en favor de poblaciones en condición de pobreza”, implementado con el apoyo financiero del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Obras Públicas y Seguridad Nuclear (BMUB) de la República de Alemania. El establecimiento de la iniciativa se adaptó al contexto y a las necesidades de México teniendo como objetivo generar información sobre la equidad en REDD+ y proponer recomendaciones para garantizar que la implementación de REDD+ en el país, en particular para que la distribución de beneficios se lleve a cabo de manera equitativa tomando en cuenta las particularidades nacionales y apegándose a ellas.

La iniciativa incorporó trabajo de investigación-acción en la Península de Yucatán (compuesta por los estados de Campeche, Quintana Roo y Yucatán), México. Los resultados indican que lo ideal sería que en México la distribución de beneficios se basara en una combinación de derechos, méritos y necesidades. Aunque elaborar un sistema que contemple los criterios asociados a estos principios de equidad puede resultar complejo, puesto que se requiere: a) respetar la legislación y políticas operacionales donde se propone que los beneficios de las emisiones evitadas sean para los dueños y poseedores de los bosques; b) considerar la experiencia práctica que demuestra que los mecanismos de distribución basados solamente en la propiedad son menos eficaces, pues excluyen a varios actores quienes no son propietarios de tierras (en particular, mujeres, jóvenes y avecindados) aunque igualmente contribuyen a la reducción de emisiones; y c) promover la reducción de pobreza como uno de los beneficios asociados a REDD+, implica que los mecanismos de distribución de beneficios deben también incluir criterios para distribuir beneficios basados en las necesidades.

En la publicación resultante de la investigación se detalla que en México se incorpora el término de equidad tanto en esfuerzos sociales como en materia de desarrollo sostenible, conservación y REDD+. México es un país que cuenta con diversas leyes y normas federales que abordan los tres aspectos de la equidad y sus principios. También es signatario de mandatos internacionales sobre medio ambiente y derechos que, a su vez, promueven la equidad y sus principios. Dado este sólido marco de equidad, un primer paso para garantizar que la implementación de la ENAREDD+ sea inclusiva y equitativa (como propone la estrategia) sería armonizar estas políticas nacionales e internacionales para identificar los principios de equidad específicos que debe considerar REDD+, en particular acerca de la concepción e implementación de los programas de inversión. 

Si desea mayor detalle sobre las recomendaciones para asegurar que la distribución de beneficios y la implementación de REDD+ en México se hagan de manera equitativa e inclusiva puede consultar la publicación “Equidad, REDD+ y distribución de beneficios en México”.

Go to top