El enfoque de Adaptación basada en Ecosistemas (AbE) cala en los proyectos y programas sobre cambio climático del gobierno de El Salvador

Silvia Larios, Directora General de Ecosistemas y Vida Silvestre del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador explica algunos de los avances y retos de incorporar el enfoque de Adaptación basada en Ecosistemas (AbE) en las políticas y prácticas en los diferentes niveles políticos de su país.

En relación con el fortalecimiento de las estructuras de gobernanza, a nivel de las cuencas, ¿cuáles son los logros más significativos que ha habido en los últimos años?

Con el proyecto AVE (Adaptación, Vulnerabilidad y Ecosistemas) se trabajó en el fortalecimiento de estas comunidades capacitándolas y acompañándolas, así como también en el proceso de priorizar cuáles son sus problemas relacionados con el tema ambiental. Esto ha ayudado porque brindó las herramientas para solucionar problemas y para que las comunidades ciertamente atendieran y entendieran el tema de cambio climático. 

¿Cuáles han sido los procesos de incidencia más importantes en relación al tema de adaptación impulsados por el Ministerio?

Priorizar el tema de agua, de la seguridad hídrica. Este es uno de los temas más sentidos por las comunidades, y cómo entonces los conflictos que se dan por el tema del agua pueden trabajarse para atenderlos a través del enfoque de Adaptación basada en Ecosistemas (AbE) con cambios en las políticas y estrategias.

Y ahí los comités de cuenca, juegan un papel muy importante

Sí, porque para elaborar la política o la estrategia ellos son los referentes. Por ejemplo, se les consultó para conocer sus aportes para la nueva política forestal y de riego en que estamos trabajando.

¿Cómo ven los desafíos climáticos actuales?

Ya estamos enfrentando los efectos del cambio climático. Estamos en una zona crítica, el Corredor Seco.  No solo vamos a tener un incremento de las temperaturas, más variabilidad climática por las lluvias sino también periodos de sequía, afectando la seguridad alimentaria, las actividades productivas y la disponibilidad de agua.

Y el enfoque de AbE, ¿cree que se está utilizando más para definir proyectos y políticas?

Sí. El hecho de que el país tenga una estrategia de restauración de ecosistemas ayuda a que los cooperantes incluyan este enfoque en los proyectos.

Desde el Ministerio de Ambiente se solicitó incluir este enfoque en otros ministerios como el de Hacienda, ¿cómo se dio esto?

El Ministro de Ambiente presentó ante el Consejo de Ministros la política del presupuesto con enfoque climático, ya que este no solo es un tema ambiental sino que pasa por el tema de finanzas públicas porque debemos absorber daños relacionados con sequías e inundaciones. Entonces el Ministro de Hacienda lo incorporó y se creó un pequeño grupo conformado por los Ministerios de Hacienda, Ambiente y Economía. Incluso el gobierno creó un fondo de emergencias ante un evento extremo que el país puede sufrir.

¿Cuáles cree que han sido los retos, logros y lecciones aprendidas a la hora de implementar acciones con el enfoque de AbE?

Las comunidades han comprendido rápidamente que si no hacen cambios en sus prácticas agrícolas, se ven fácilmente afectadas. Pero un reto es que otras instancias gubernamentales lo incorporen. Un gran aliado nuestro para lograr llevar adelante un programa es el Ministerio de Agricultura, sin embargo, aunque hemos hecho un trabajo con el sector agrícola siempre su mayor preocupación es la productividad. También tenemos que lidiar con estas coyunturas políticas, de cambios de gobierno, lo que implica que se logre entender que los resultados son a largo plazo, no necesariamente durante el periodo en que están ejerciendo.

Go to top