Un hito histórico: evaluadores de ONU reconocen derecho de pueblos indígenas a rechazar proyectos forestales

13 June 2013 | News story
0 CommentairesWrite a comment

Ciudad de Panamá, Panamá (11 de junio 2013). Un informe preliminar de hallazgos, conclusiones y recomendaciones, presentado por el Equipo Independiente de Investigación y Evaluación del Programa ONU-REDD Panamá, confirmó el derecho de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá (COONAPIP), a rechazar la realización de los proyectos forestales REDD, impulsados por las Naciones Unidas (ONU), en territorio panameño.  

La COONAPIP anunció en febrero anterior su retiro del Programa Reducción de Emisiones de Carbono Causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques, conocido como REDD, impulsado por la ONU. El principal argumento de la organización indígena es la falta de garantías para el respeto de los derechos indígenas, así como para la plena y efectiva participación de los mismos en las diferentes etapas de los proyectos REDD.

Levi Sucre, coordinador de la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB), expresó al respecto: “El reconocimiento del derecho de las autoridades indígenas a negarse a ejecutar un proyecto con la ONU por considerarlo lesivo para los intereses de los pueblos, no tiene precedentes. Esto debe ser acatada por todas las partes”.

Esta es primera vez desde la aprobación de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas (UNDRIP) que se reconoce claramente que estos pueblos tienen el derecho de detener los programas de dicha organización con que no estén de acuerdo.

“La AMPB felicita ese reconocimiento de los evaluadores y solicita que la ONU-REDD sea consecuente con esa conclusión y cierre el Programa de ONU-REDD en Panamá, como ha solicitado la COONAPIP”, agregó el coordinador de la AMPB.

Es importante aclarar que la COONAPIP es una organización con una amplia base territorial, pues aglutina a los siete pueblos indígenas de Panamá.

La versión final del informe, elaborado por la antropóloga especialista en derechos y desarrollo de los pueblos indígenas, Birgitte Feiring y Eduardo Abbott, abogado, ex Secretario Ejecutivo del Panel de Inspección del Banco Mundial, será presentada en la reunión de la Junta Normativa de ONU-REDD, a realizarse a finales del presente mes de junio en Indonesia. En esta reunión se decidirá el futuro del programa en Panamá.

Algunos de los hitos clave del informe son los siguientes:

  1. El programa ONU-REDD Panamá nace con un compromiso explícito con los derechos de los pueblos indígenas, en particular, su derecho a otorgar – y/o retener - su consentimiento libre, previo e informado ante medidas legislativas o administrativas que les puedan afectar. (pág 24)
  2. El programa ONU-REDD Panamá, ante la decisión de COONAPIP de retirarse del Programa (25 febrero de 2013), ha decidido parar todas las actividades con pueblos indígenas y otras nuevas actividades ya previstas. Esto es una muestra clara del respecto del Programa al derecho de los pueblos indígenas de retener su consentimiento. (pág 25)

Este informe hace un inventario de deficiencias y errores metodológicos en la implementación del Programa en Panamá, y destaca que es posible una reorientación y reprogramación del mismo “….- siempre y cuando COONAPIP exprese interés en reiniciar un diálogo con ONU-REDD y ONU-REDD y ANAM tengan voluntad de efectuar dicha reorientación y reprogramación… respetando el pleno derecho de COONAPIP a no participar en el programa ONU-REDD-…” (pág 34)

Al respecto, la investigación Pueblos Indígenas y Gobernanza en el Proceso de Preparación para REDD+ en Panamá: Un caso de estudio, COONAPIP, UN-REDD y ANAM, realizada por el Programa Salvadoreño de Investigación sobre Desarrollo y Medio Ambiente (PRISMA), indica lo siguiente “...Para el Programa de ONU-REDD, el cierre de actividades en Panamá tendría importantes implicaciones, sobre todo para su credibilidad a nivel internacional. Dado que (…) se auto define como una iniciativa interagencial guiada por los derechos humanos, con un enfoque particular a favor de los pueblos Indígenas, el cierre del programa reflejaría el interés por demostrar acciones que respaldan este enfoque. Asimismo, contribuiría de manera inequívoca a una mayor credibilidad, elemento esencial para reconstruir confianza entre los Pueblos Indígenas y el Programa de ONU- REDD.” (pág 65)

Por su parte, la Comisión Ejecutiva de la Alianza Mesoamericana de los Pueblos y de los Bosques expresó su apoyo a la COONAPIP para que continúen con su lucha justa, haciendo valer su derecho a oponerse a los proyectos que atenten contra los verdaderos intereses de los pueblos que representan.


Sobre la Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB)

La Alianza Mesoamericana de Pueblos y Bosques (AMPB) es un espacio de coordinación e intercambio de autoridades territoriales que administran o influyen sobre las principales masas boscosas de Mesoamérica. Está formada por gobiernos indígenas y organizaciones forestales comunitarias que buscan fortalecer su propio diálogo, enfocado en la gestión comunitaria de sus recursos naturales, y que buscan incidir sobre los gobiernos y la cooperación internacional para que las estrategias de conservación de la biodiversidad y para el equilibrio climático, integren de manera apropiada los derechos y beneficios de las comunidades tradicionales y locales.

Contacto para periodistas y editores

Fabio Víquez
com.alianzamesoamericana@gmail.com
(506) 87089747


Commentaires

0 Commentaires
Write a comment

600 CHARACTERS LEFT

captcha