Derecho ambiental

Cordillera Azul

-- Parque Nacional Cordillera Azul (Peru) --

Valor de conservación y características especiales

Creado en 2001, el Parque Nacional Cordillera Azul cubre 13,531 Km2 de selva amazónica, albergando en sus bosques más de 4 mil especies de plantas, no sólo de árboles maderables sino también shiringa, cacao y tomates silvestres; una quincena de especies amenazadas, como el oso de anteojos y el perro de monte, especies únicas de anfibios, reptiles y aves como el Capito wallacei,. En los últimos años, alrededor de 20 nuevas especies han sido descubiertas, aunque algunas aún no han sido clasificadas. En la zona de amortiguamiento del parque existe un creciente número de centros poblados, que hoy llegan a 530, además de algunas comunidades nativas de 4 grupos étnicos amazónicos, y hay evidencia de la presencia de pueblos indígenas en situación de aislamiento. El parque protege las cabeceras de 45 cuencas que suministran agua a más de 350 mil personas que viven a su alrededor. A través de un contrato con el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP), el Centro de Conservación, Investigación y Manejo de Áreas Naturales (CIMA) está a cargo de la administración del área protegida. El parque está en la Lista Verde de la UICN desde 2018.

Desafíos

En la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Cordillera Azul, la conversión de bosques para uso agrícola contribuye a la deforestación, la degradación y la fragmentación de la tierra. Los monocultivos, como el maíz, arroz, aceite de palma, el café y el cacao, reemplazan a los bosques ricos en biodiversidad, mientras que los cultivos ilegales como la coca se mantienen aún presentes. Los altos niveles de inmigración, el tráfico de tierras,  y la superposición de derechos sobre las tierras complican la situación. El cambio climático agrega el peligro de desastres naturales, siendo esta zona altamente vulnerable.

Potencial

El parque evita la emisión de un promedio de 2.5 millones de toneladas CO2 eq al año, las cuales vienen proporcionando el financiamiento clave para la conservación del parque a través de un proyecto REDD+, en asociación con Althelia Climate Fund. Además, el parque tiene un potencial turístico que aún no ha sido explorado, así como un valor científico significativo. Aunque su acceso sea difícil para el turismo, el parque ofrece exclusividad y una visión de la selva inexplorada que es difícil de encontrar en cualquier otro lugar del planeta.

Actividades

INC está trabajando con CIMA y con SERNANP y otros socios para desarrollar una estrategia de financiamiento general y desarrollar planes de negocios para posibles oportunidades de financiamiento, a través de donaciones e inversiones.

Los expertos de INC están trabajando con un especialista en finanzas de base local para preparar planes de negocios para productos y servicios seleccionados con potencial de agregar fondos para actividades de conservación y gestión del parque y lograr la sostenibilidad financiera del área.

Go to top