El grupo científico liderado por la UICN observa que las ballenas en peligro crítico de Rusia están recuperándose, pero advierte que persisten amenazas vinculadas con la actividad industrial

La población En Peligro Crítico de la ballena gris occidental que se alimenta en las aguas del Extremo Oriente ruso está mostrando lentos indicios de recuperación, pero su tamaño poblacional y su área de distribución siguen amenazados por la actividad industrial en la región, según un nuevo informe presentado hoy en el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN. 

A Gray Whale Nursery

El informe conjunto, preparado por la UICN – Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el WWF y el Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW), examina los resultados de la labor de un grupo independiente de científicos dirigido por la UICN, que asesoró a Sakhalin Energy – una de las principales compañías que operan en la zona – en el marco de un acuerdo de préstamo innovador. Desde hace 12 años, Sakhalin Energy se ha esforzado por limitar el impacto de sus actividades sobre las ballenas y el medio ambiente vulnerable. Durante este período, la población de la ballena gris occidental aumentó en un 3 al 4% anual, pasando de 115 animales según las estimaciones de 2004 a 174 en 2015.

La población de la ballena gris occidental está clasificada actualmente en la categoría En Peligro Crítico en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN™.

“Lo que empezó hace 12 años como respuesta a un conflicto creciente entre los ecologistas y la industria petrolífera y gasífera acerca de una población de ballenas en peligro crítico ha redundado en beneficios múltiples para la conservación y para las empresas,” dice Inger Andersen, Directora General de la UICN. “La UICN ha demostrado que los grupos de científicos independientes son un mecanismo eficaz para alcanzar soluciones sólidas y basadas en datos científicos a algunas de las problemáticas que se nos plantean actualmente en materia de medio ambiente y desarrollo.”

No obstante, el informe advierte asimismo que la cooperación y la participación de todas las compañías e industrias de la región, incluyendo el sector petrolífero, gasífero y pesquero, son cruciales para garantizar la aplicación de prácticas óptimas y la protección de los animales a largo plazo.

 “El aumento anual de la población de ballenas de Sakhalin es alentador, pero su recuperación a más largo plazo requiere que un número mayor de compañías de la región se sumen a este esfuerzo,” explica Doug Nowacek, un renombrado especialista del comportamiento de las ballenas y miembro del Grupo Consultivo independiente. “Sakhalin Energy ha demostrado que las compañías pueden mitigar sus impactos y no obstante seguir funcionando eficazmente. Pero es preciso que otros operadores de la zona tomen medidas semejantes para abordar el problema de los impactos acumulados del sector industrial sobre el medio ambiente marino.”

El informe, titulado Stories of Influence, analiza de qué forma la labor del panel científico y su influencia redundaron en beneficios para las empresas y la conservación. Se basa en entrevistas con más de 20 expertos y partes interesadas que participaron en el proceso. En los últimos 12 años, el grupo formuló más de 539 recomendaciones dirigidas a Sakhalin Energy y otras partes, el 90% de las cuales han sido implementadas o sustituidas por asesorías posteriores. Participaron en el proceso prestamistas financieros y funcionarios gubernamentales, así como ONG, en calidad de observadores.

Entre los resultados alcanzados figura la decisión de Sakhalin Energy de modificar el trazado de su oleoducto para minimizar el impacto y la perturbación causada a las zonas de alimentación de las ballenas. El grupo ha propugnado la realización de investigaciones científicas innovadoras, incluyendo un programa de marcado satelital que ha documentado la migración unidireccional más larga efectuada por un mamífero – un trayecto de 10.880 km desde Sakhalin a las áreas de parto invernales en la península de Baja California, México. Además, la labor del grupo científico condujo a la elaboración de uno de los planes empresariales mas amplios de monitoreo y mitigación para estudios sísmicos, que actualmente constituye la guía reconocida a nivel mundial por el sector.

La UICN creó lo que ahora se conoce como el Grupo de Trabajo Consultivo sobre la Ballena Gris Occidental en 2004, respondiendo a una creciente preocupación cara a los planes de expansión de Sakhalin Energy en el mar de Ojotsk y su impacto potencial sobre las ballenas en peligro crítico de la zona de la isla de Sakhalin. El movimiento de protesta de las ONG que se oponían a estos planes indujo finalmente a los prestamistas a establecer una serie de condiciones de mitigación para otorgar el préstamo. Entre otras cosas, Sakhalin Energy debía financiar un grupo científico independiente coordinado por la UICN y encargado de formular recomendaciones para sus operaciones.

“El Grupo Consultivo sobre la Ballena Gris Occidental ha reducido el impacto de estas actividades gasíferas y petrolíferas sobre una de las especies de ballenas más amenazadas del mundo, legado del que pueden enorgullecerse los proveedores de fondos para este proyecto,” dice Wendy Elliott, Directora Mundial Adjunta de Vida Silvestre, WWF Internacional. “Exhortamos a otras instituciones financieras a reproducir este éxito, incluyendo condiciones estrictas del mismo tipo al otorgar préstamos a proyectos que puedan tener impactos negativos sobre especies silvestres amenazadas y sus hábitats.”

Sakhalin Energy reconoce que la integración de los resultados de la labor científica en el funcionamiento y en las políticas de la empresa ha redundado en beneficio de sus actividades, y se refleja actualmente en la visión de la compañía. 

Durante la presentación del informe, la UICN confirmó que tiene la intención de firmar otro acuerdo quinquenal con Sakhalin Energy para continuar su labor. En virtud del nuevo acuerdo que cubre el período 2017 – 2021, el Grupo Consultivo deberá seguir proporcionando asesoría científica independiente a la empresa, y además ha creado recientemente un grupo de trabajo para examinar de qué forma se pueden generalizar de aquí en adelante condiciones semejantes al otorgamiento de préstamos, para potenciar las acciones de conservación. 

Durante todo el Congreso, del 1 al 10 de septiembre, una serie de eventos explorarán el manejo de los impactos de las actividades petrolíferas y gasíferas sobre el medio ambiente marino, y examinarán la eficacia de los grupos consultivos científicos, como el anteriormente descrito, para resolver conflictos ambientales en nombre de los gobiernos y las empresas. Además, basándose en la experiencia del Grupo Consultivo sobre las ballenas, la UICN ha publicado una nueva guía para ayudar a las industrias a diseñar y llevar a cabo estudios geofísicos de forma eficaz y responsable.

Para más informaciones:

Anete Berzina, Relaciones Medios UICN, tel. +41 79 174 6186 o: [email protected]

Equipo Relaciones Medios del Congreso UICN, [email protected] 

Richard Lee, WWF, Comunicación vida silvestre, tel. +41 79 691 4018 o: [email protected]

Clare Sterling, Directora de Comunicación IFAW, tel. +44 207 587 6708 o: [email protected]

 

Otras citas de las partes involucradas:

Azzedine Downes, Presidente y Director General de IFAW, dijo durante la conferencia de prensa: “El proceso del Grupo Consultivo ha representado una plataforma constructiva para establecer un diálogo abierto entre las compañías petrolíferas y gasíferas y las ONG. Todas las recomendaciones del Grupo Consultivo son públicas, lo que ha fomentado una mayor transparencia y rendición de cuentas entre todos las partes interesadas.”

Deric Quaile, de Shell,  dijo durante la conferencia de prensa: “Como accionista de Sakhalin Energy, Shell considera que el proceso del Grupo Consultivo ha desempeñado un papel importante para mejorar el desempeño ambiental en el proyecto Sakhalin-2. Las lecciones aprendidas gracias a nuestra cooperación con el Grupo Consultivo reforzaron la convicción de Shell de que los estudios relativos al medio ambiente y la biodiversidad y la colaboración con las partes interesadas deberían formar parte integrante de las decisiones empresariales de la compañía.”

Go to top