"Los árboles se mantienen verdes, el agua sabrosa, todo ha mejorado"

Con unas ganas de trabajar que no se desvanecen a sus 67 años, el agricultor Ignacio Salguero Rivera ha implementado medidas de Adaptación al cambio climático, basadas en Ecosistemas (AbE), como la diversificación de cultivos en su finca en la cuenca alta del río Sumpul en El Salvador.

“La inteligencia está en la cabeza y la pobreza también; si uno es inteligente puede salir adelante”, así se expresa Ignacio Salguero Rivera sobre la importancia de tomar acciones para adaptarse a la adversidad. Así recuerda cómo hace unos años no lograba salir adelante a pesar de su arduo trabajo como agricultor. “Empecé a buscar algún tipo de ayuda y con apoyo, empecé a sembrar aguacate. La producción llegó a estar muy bien. También construí una acequia a nivel, que logra profundizar el agua en el terreno,  así he logrado sacar cosechas de maíz más abundantes. También he construido terrazas con zacate del lado de arriba, ya saqué cosecha de repollo, y aquí a la mayoría se le estaban secando los cultivos”.

Junto a él participa toda su familia, 12 hijos e hijas y no recuerda con exactitud el número de nietos. En conjunto también producen el bocashi más famoso de la zona. El bocashi es un abono orgánico que se fabrica a partir de un proceso de fermentación y compostaje de materia orgánica. “Tiramos primero la gallinaza, luego granza, ceniza de los ingenios, y ahí los microorganismos, para tratarlo con melaza y hasta suero para que no tenga mal olor. Llevamos nueve años produciéndolo y las tierras han mejorado en un 100%”, señala don Ignacio, quien reclama únicamente a la gente del pueblo para que se involucre más en la producción del abono y en la adopción de medidas de adaptación que los haga salir adelante. Él además dice que imagina una fábrica de bocashi.

También se ha abocado a la reforestación, dice que por convicción propia. “Compré un terreno que lo habían quemado, casi por eso lo compré. Lo reforesté todo y ahora produzco agua, eso es por el bosque. Los bosques me tienen robusto, los he cuidado, mejor no se puede”.

La UICN, a través del proyecto AVE (Adaptación, Vulnerabilidad y Ecosistemas), trabaja en seis sitios de la región de Mesoamérica capacitando a las comunidades y gobiernos locales sobre medidas de Adaptación basadas en Ecosistemas (AbE). Uno de estos lugares es la cuenca alta del río Sumpul en El Salvador, donde se implementa con el apoyo del Plan Trifinio.

Es financiado a través de la Iniciativa Internacional del Clima, del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear (BMU) de Alemania.

Go to top