Bala’an K’aax ante los incendios forestales: “lo que es primordial aquí es el compromiso de los brigadistas”

Sensibles, comprometidos, dispuestos a innovar y crear nuevas formas de realizar vigilancia, restauración, monitoreo y el combate de incendios. Así describe a los brigadistas comunitarios la directora del Área de Protección de Flora y Fauna Bala’an K’aax, una de las áreas naturales protegidas priorizadas por el proyecto Protección de Recursos Naturales Selva Maya en Quintana Roo, México.

México, 29 de junio, 2020 (UICN). En medio de uno de los años más difíciles en cuanto a incendios forestales, debido a las condiciones de menores precipitaciones e incremento en las temperaturas a causa del cambio climático, los brigadistas comunitarios de Bala’an K’aax se entregan por completo para salvar este valioso territorio. La abnegación es el valor que impulsa las tareas de estos valientes hombres quienes están a cargo de Sandra Flores, directora de esta área natural protegida y la única mujer con este cargo en la Selva Maya.

“Los años más complicados han sido 2015, 2019 y ahora 2020. Las precipitaciones en el 2019 comenzaron hasta el mes de julio y se reportaron dispersas, por lo tanto, la selva se encontraba casi seca. Ellos han tenido que acampar en la selva y han dejado a sus familias para atenderlos”, explica la directora en referencia a los incendios forestales.

Las brigadas comunitarias están compuestas por habitantes de siete ejidos de la zona de influencia de Bala’an K’aax (San Isidro Poniente, Venustiano Carranza, Sabana San Francisco, Puerto Arturo, Candelaria, San Felipe Primero y Othón P. Blanco). Todos realizan labores como combatientes de incendios, monitoreo ambiental con cámaras trampas, vigilancia comunitaria, restauración ecosistémica y algunos son apicultores. Todos ellos reciben una remuneración por su trabajo, sin embargo, también realizan tareas de forma voluntaria reflejando lo que representa para ellos la naturaleza que los rodea.

Jorge Luis Cervantes es parte de una de las brigadas desde hace cinco años, y cuenta que uno de los momentos más impactantes en el combate de incendios forestales es el encuentro con animales que no pudieron escapar del fuego; imágenes que, según dice, han fortalecido su compromiso con la conservación del área.

"En los incendios hemos encontrado, digamos, cabritos que salen de los incendios y los hemos rescatado, pero también vemos tepezcuintles ya muertos, culebras, tortugas, de todo. Esas son las consecuencias de los incendios porque terminan con su vida. Al momento que nos encontramos con esas cosas así, nos da tristeza porque los incendios no surgen de la nada”, narra conmovido.

El 24% de la población de vertebrados en Bala’an K’aax está sujeta a protección especial, algunas especies se encuentran amenazadas o en peligro de extinción. Cada año estas especies son amenazadas por los incendios forestales cuyas causas son de carácter antropogénico de acuerdo con su directora “son las invasiones, ya que se encuentran en terrenos presuntamente nacionales, queman porque pretenden realizar agricultura o ganadería. Al detectar esto se realizan la denuncia a la Procuraduría Federal de Protección al ambiente y la Fiscalía general de la Republica”.

Solo este año, los brigadistas se han enfrentado a 4 incendios que han afectado 1,418.75 hectáreas en esta área natural protegida; mientras que el año pasado, combatieron siete incendios que afectaron 1,368.78 hectáreas.

Usualmente, los brigadistas detectan columnas de humo desde torres de vigilancia, y lo comunican a la dirección del área natural protegida para coordinar con el grupo más cercano y verificar si se trata de un incendio, sus dimensiones y con ello evaluar si puede ser atendido por ellos o se requiere ayuda. La alerta sanitaria, que se mantiene desde el 27 de marzo por la pandemia del COVID-19, ha modificado la dinámica, pero no ha detenido el trabajo. Los brigadistas se han mantenido en su comunidad y se han girado instrucciones desde la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de México (CONANP) como el uso de cubrebocas, lavado de manos, movilización a la oficina solo si es indispensable, y mantener la comunicación por WhatsApp para que las tareas de atención de incendios continúen. 

Los jefes de brigada han logrado liderazgos importantes que han permitido que los trabajos avancen de manera coordinada. Por otro lado, considero que para la atención de emergencias como los incendios existen tres partes importantes, el conocimiento como combatientes de incendio, el equipo especializado y los insumos, pero sobre todo la voluntad de trabajar para la conservación y protección de las áreas protegidas. Lo que es primordial aquí es el compromiso de los brigadistas”, reconoce la Directora.

En la lengua maya yucateca Bala'an significa "cosa escondida o encubierta" y K'aax quiere decir "monte con árboles, bosque o arboleda"; de esta manera, Bala'an k'aax puede traducirse como "bosque escondido".  Brigadistas como Emmanuel Cammal, jefe del grupo de San Felipe Primero, reconocen la importancia de fortalecer y adquirir capacidades para protegerlo.

“Es para cuidarlo más, hacer más, con GPS, cámaras trampa, y ahorita con el drone siempre aprendiendo más. Hay compromiso porque estamos haciendo el trabajo por la selva que es tan bonita, más que todo lo vivo, las plantas que dan frutos para nosotros y también para los animales”, comentó el jefe de brigada.

En 2014, los brigadistas de Bala’am K’aax crearon la red de vigilancia comunitaria Muuch Canan K’aax que en maya significa “juntos cuidaremos la selva”; para entonces eran 4 brigadas, pero el año siguiente se integraron todas las demás para fortalecerse entre sí y atender las emergencias de manera inmediata; actualmente hay 80 personas en la red y un total de 9 brigadas.

Hasta ahora, el Gobierno de Alemania financia el programa Selva Maya, y a través del Banco de Desarrollo Alemán (KfW), apoya a la UICN y las contrapartes gubernamentales a la implementación del proyecto Protección de Recursos Naturales Selva Maya, el cual ha beneficiado a esta área protegida con cursos de primeros auxilios y rescate en zonas remotas, curso básico para combatientes de incendios, equipo de protección personal (pantalones, camisas, lentes protectores, bufandas tipo buff, cascos, botas), equipo especializado como sopladoras y motosierras, GPS (sistemas de posicionamiento global, por sus siglas en inglés), provisiones y combustible para la operación de los equipos.

Más información: Adriana González,  Oficial de Comunicación, adriana.gonzalez@iucn.org

 

 

Go to top