EAGL concreta línea base de evaluación de efectividad de manejo de las áreas protegidas de la Selva Maya

Las evaluaciones de efectividad de manejo para las áreas protegidas priorizadas por el proyecto Protección de Recursos Naturales Selva Maya, han identificado áreas de mejora y recomendaciones regionales, que serán atendidas durante el año 2020.

EAGL – Selva Maya trabajó desde casa, cada quien en su país de origen,

Selva Maya, 12 de mayo, 2020 (UICN). El Grupo de Expertos Asesores de Evaluación de la Lista Verde Regional para la Selva Maya (EAGL – Selva Maya por sus siglas en inglés) finalizó la revisión de las evaluaciones de efectividad de manejo  para las áreas protegidas priorizadas por el proyecto  Protección de Recursos Naturales Selva Maya, que ha permitido identificar áreas de mejora y recomendaciones regionales. El Proyecto atenderá estas recomendaciones durante el año 2020 en las áreas priorizadas en Selva Maya, e incluso a nivel nacional podrían aplicarlas como mejoras de los sistemas de áreas protegidas.

Tras concluir los análisis individuales para Belice, el norte de Guatemala y el sureste de México, el grupo de expertos revisó los resultados desde una perspectiva regional para la Selva Maya. Las evaluaciones de efectividad de manejo se basaron el marco de referencia común derivado de la adaptación de los indicadores establecidos en el estándar global de la Lista Verde de Áreas Protegidas y Conservadas de la IUCN (LVAP) al contexto de dicha región.

La aplicación del Estándar tiene como propósito la promoción y la consecución de áreas protegidas eficaces, justas y exitosas en todos los países y jurisdicciones colaboradoras. El objetivo global del Programa LVAPC es incrementar el número de áreas protegidas y conservadas que son gestionadas de forma eficaz y justa, así como garantizar los resultados de conservación.

“Este es un proceso de reconocimiento internacional para las áreas protegidas y conservadas que son bien manejadas. El Estándar es el instrumento de verificación de la Lista Verde para saber si un área protegida está bien manejada o no.  Las evaluaciones de efectividad de manejo de las áreas protegidas es una forma eficiente de generar los medios de verificación para comprobar con el Estándar de la Lista Verde. Sin embargo, hay fuentes de información complementarias que también contribuyen a la generación de medios de verificación del manejo de las áreas protegidas. La efectividad de manejo es la forma como podemos medir si el área está cumpliendo sus objetivos y está protegiendo los valores para los que fue creada como sus ecosistemas, especies, servicios ecosistémicos, por ejemplo”, explica el Dr. José Courrau, experto temático en áreas protegidas y patrimonio mundial de la UICN.

El estándar LVAP tiene cuatro componentes, los cuales fueron la base para elaborar el marco común para la Selva Maya:

  1. Buena gobernanza: bajo este componente se promueve evaluar las estructuras de gobernanza en el manejo del área, a través de la valoración de los acuerdos funcionales, legítimos y claramente definidos; los intereses de la sociedad civil, de los titulares de derechos y las partes interesadas se encuentran representados y son tomados en cuenta; y que haya mecanismos de transparencia y la rendición de cuentas.
  1. Diseño y planificación sólidos: Se determina si el territorio evaluado es compatible con el mantenimiento de los objetivos del área a largo plazo; se describen las amenazas y desafíos de los valores fundamentales del territorio, los cuales sirven para a la planificación y gestión eficaces.
  1. Manejo efectivo: hay una estrategia a largo plazo que facilita una explicación clara de los objetivos del área, plasmada en un plan con instrucciones de gestión claros y apropiadas con recursos, por ejemplo, de infraestructura, humanos y financieros, estrategias para combatir las amenazas, entre otros. Este componente también incluye programas de seguimiento y valoración que suministran datos sobre la protección de cada uno de los valores más importantes del área, el nivel e intensidad de las amenazas, así como la consecución de los objetivos de gestión a corto y largo plazo.
  1. Resultados de conservación exitosos: Se debe demostrar la adecuada conservación de los valores naturales fundamentales, es decir, que el área cumple o excede los umbrales de desempeño para la conservación de la naturaleza, de acuerdo con su categoría de manejo de áreas protegidas de la UICN. También se debe demostrar la conservación de los servicios ecosistémicos además de mantener y proveer la persistencia de los principales valores culturales.

“Es requisito del proceso que en cada geografía donde se va a aplicar debe crearse un EAGL, y ellos tienen que hacer una adaptación del Estándar al contexto específico de esa jurisdicción según las características del territorio. La línea de base que se estableció es la primera medida que se toma con el estándar adaptado para saber cuál es el punto de partida, es la toma de pulso inicial que se compara con el estado ideal que propone el estándar para decir que el área está bien manejada”, amplió el Dr. Courrau.

A partir de la revisión y generación de la línea base, el grupo de expertos emitió recomendaciones que se encuentran en proceso de sistematización y se presentarán próximamente ante las instituciones de gobierno encargadas en el manejo de las áreas protegidas de la Selva Maya (en Belice, el Forest Department; en Guatemala, el CONAP y en México la CONANP). La finalidad del análisis de estos resultados es contribuir a mejorar el manejo de las áreas protegidas, donde del Proyecto junto con las instituciones de gobierno, buscarán cómo aplicarlas en las zonas priorizadas por el mismo.

 

“Este proceso ha sido muy enriquecedor, en primer lugar, para la Selva Maya, donde los directores de las áreas protegidas cuentan con una visión externa sobre el manejo de las mismas con respecto a un estándar internacional, el cual busca la excelencia en el manejo. En segundo lugar, ha permitido aumentar el uso del estándar, al aplicarlo de manera regional en un área compartida entre varios países, con el objetivo de promover un manejo adaptativo y de mejora continua. Estas recomendaciones regionales sin duda, contribuirán a realizar mejoras a nivel de área y nacionales, pero también a fortalecer el trabajo coordinado para la conservación de la Selva Maya”, sostiene Melinka Nájera, Coordinadora Regional a.i. del proyecto Protección de Recursos Naturales Selva Maya.

El EAGL – Selva Maya fue conformado en octubre de 2018 y desde entonces ha trabajado para llegar a estas recomendaciones. Todos han dedicado su conocimiento y esfuerzo con un alto nivel profesional para la Selva Maya de forma voluntaria y a título personal con el propósito de aportar a la conservación de la segunda selva más grande del continente después de la amazónica. Durante los últimos tres años, han trabajado en los países para hacer la adaptación del Estándar y las revisiones del manejo de las áreas protegidas; sin embargo, la última reunión se llevó a cabo de forma virtual utilizando la tecnología como herramienta y adaptándose a la coyuntura mundial ante la pandemia por COVID -19.

Más información:

Adriana González, Oficial de Comunicación,  adriana.Gonzalez@iucn.org

Go to top