Se impulsa capacitación en Adaptación basada en Ecosistemas en Cuenca del río Sixaola

Representantes de 40 fincas de la cuenca del río Sixaola, ubicada entre Costa Rica y Panamá, afianzan su compromiso de seguir implementando medidas de Adaptación basada en Ecosistemas (AbE) dentro de la cuenca del río Sixaola e involucrar a organizaciones locales, asociaciones indígenas, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.   

Talamanca, Costa Rica. Como parte de las actividades que se impulsan en la cuenca del Río Sixaola, localizada entre Costa Rica y Panamá, para obtener la transformación productiva resiliente y basada en soluciones naturales, se promueve el escalamiento de los resultados de las fincas integrales y la articulación de una red de 40 fincas integrales resilientes en dicha cuenca.

Para lograr este objetivo, la UICN y el Corredor Biológico Talamanca Caribe, organización Miembro de la UICN, organizaron una capacitación con el apoyo técnico del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) de Costa Rica y el Ministerio de Agricultura (MIDA) de Panamá.  Este evento se enfocó en la Adaptación basada en Ecosistemas (AbE) y la Gestión Integrada de Recursos Hídricos, y se efectuó en el mes de abril en dos fincas integrales localizadas en Talamanca, Costa Rica, con la participación de representantes de 40 fincas del área de la Cuenca del Río Sixaola.

Elías Cruz, asistente técnico de la UICN, explicó que “al realizar el evento en una finca con un sistema agroforestal, los participantes tuvieron la oportunidad de experimentar los cambios de temperaturas, la humedad del suelo, identificaron la importancia de la cantidad de materia orgánica en el suelo y su cobertura; para valorar la importancia de los bosques como reguladores del clima”.

Otro de los temas abordados fue la importancia de los bosques como reserva de carbono y los gases de efecto invernadero que se liberan hacia la atmósfera con las prácticas que se llevan durante un día normal.

“El encuentro ha sido muy provechoso en el tema de cambio climático pues tenemos que adaptarnos para proteger las riberas de los ríos, la cuenca y la fauna. Estoy muy agradecido”, comentó Dionildo Pitterson indígena Nazo de la organización OMPAYAN de S an San Druy de Panamá.

Uno de los ejercicios prácticos que se realizó se relacionó con el manejo de una cuenca hidrográfica, se identificaron los riesgos, impactos y vulnerabilidades a las que se expone el ser humano y se explicó como esto puede disminuir al contar con información sobre la buena administración de los recursos naturales y su vínculo con el cambio climático.

Xiomara Cabraca de la Finca Buena Esperanza de La Pera de Talamanca, Costa Rica, menciónó que antes solo sembraba arroz, frijoles, maíz y trigo, pero que ahora siembran una diversidad de cultivos como café, árboles frutales, banano, tiquizque, ñampí, cacao, manzanas, guabas y una gran variedad de cultivos no solo para adaptarse al cambio climático, sino también como parte de la seguridad alimentaria y generar ingresos para la familia. 

Estas acciones se impulsan en el marco del proyecto AVE, que es financiado a través de la Iniciativa Internacional del Clima, del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania. 

Uno de los resultados principales de este encuentro fue que los participantes aseguraron su compromiso de seguir implementando medidas de Adaptación basada en Ecosistemas (AbE) dentro de la cuenca del río Sixaola e involucrar a organizaciones locales, asociaciones indígenas, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. Se espera que las ideas desarrolladas en las fincas integrales puedan ser replicadas en toda la cuenca, sobre todo en sitios donde existe mucha vulnerabilidad.

Go to top