Press release | 08 Sep, 2020

Los agricultores podrían aumentar sustancialmente la productividad mediante la conservación de la biodiversidad de los suelos - Informe de la UICN

Gland, Suiza, 8 de septiembre (UICN) – Al aumentar la biodiversidad de los suelos mediante prácticas sostenibles, los agricultores podrían aportar beneficios sustanciales para la seguridad alimentaria y hídrica, así como para la mitigación y la adaptación al cambio climático, según un nuevo informe de la UICN publicado hoy. Un aumento anual de sólo 0,4% del contenido de carbono de los suelos agrícolas, un indicador clave de la biodiversidad del suelo, en los próximos 30 años podría potencialmente impulsar la producción mundial de tres cultivos principales (maíz, trigo y arroz) hasta 23,4%, 22,9% y 41,9% por año, respectivamente, según el informe.

content hero image

A farmer is working his field in Cabina, Angola.

Photo: Andre Silva Pinto, Shutterstock

“Los datos de este informe derrumben el mito de que la conservación de la naturaleza y la producción mundial de alimentos son un juego de suma cero”, dijo el Dr. Bruno Oberle, Director General de la UICN. “La agricultura a menudo ha sido retratada como una amenaza para la conservación de la biodiversidad. Sin embargo, la conservación de suelos y paisajes vivos y biodiversos puede aumentar los rendimientos, al tiempo que ayuda tanto a la naturaleza como a la sociedad. Este informe identifica claramente un punto de encuentro y objetivos conjuntos para agricultores y conservacionistas, que pueden ayudar a asegurar el futuro de la agricultura misma.”

El nuevo informe, Punto de encuentro: restaurar la salud de las tierras para una agricultura sostenible, cuantifica por primera vez los beneficios sociales y el valor monetario potenciales de una adopción mundial, a gran escala, de métodos agrícolas sostenibles rentables que impulsen la materia orgánica y la biodiversidad de los suelos. Estos métodos incluyen la agroforestería y la agricultura de conservación, así como el uso de estiércol y el mulching (cultivo bajo cubierta).

Los aumentos potenciales de rendimiento para el maíz, el trigo y el arroz ascienden a 132.000 millones de USD. Como beneficio adicional, el aumento del contenido de carbono orgánico en los suelos agrícolas en todo el mundo mejoraría su capacidad de almacenar agua en hasta 37 mil millones de m3, reduciendo la necesidad de riego en aproximadamente un 4% a nivel mundial y generando un ahorro potencial de 44 mil millones de USD por año, según el informe.

Al secuestrar carbono, los suelos ricos en biodiversidad también ayudan a mitigar el calentamiento global. El informe estima que un aumento anual de 0,4% del contenido de carbono de los suelos se traduciría en 1GtC adicional secuestrada por año en promedio, es decir el 10% de las emisiones mundiales de carbono inducidas por el hombre según las cifras de 2017. Esta contribución a la mitigación del cambio climático ahorraría a la sociedad un estimado de 600 mil millones de USD por año en términos de valor actual en el período 2020-2050, según el informe.

“Este informe muestra que, al trabajar juntos, agricultores y conservacionistas pueden brindar seguridad alimentaria, nutricional y hídrica a largo plazo, para todos. Unos suelos y paisajes saludables y vivos pueden aumentar la resiliencia de la producción de alimentos a los impactos negativos del cambio climático, y garantizar el acceso a alimentos seguros y nutritivos, especialmente para las personas más vulnerables de los países en desarrollo”, dijo Ludovic Larbodière, Experto Senior en Agricultura y Medio Ambiente de la UICN. “Para lograr esta visión, debemos dejar de pensar en la agricultura puramente en términos de alimentos, fibra y combustibles, para incentivar y recompensar estos servicios adicionales que los agricultores brindan a la sociedad”.

Los cálculos del nuevo informe de la UICN se basan en el supuesto de un aumento anual del contenido de carbono de los suelos agrícolas de 0,4% entre 2020 y 2050. Este aumento fue establecido como un objetivo por la iniciativa 4 por 1000, lanzada por el gobierno francés en 2015. Según un estudio reciente, este objetivo es alcanzable mediante la adopción a gran escala de prácticas sostenibles.

El informe establece medidas concretas que los agricultores, los responsables políticos, las agencias gubernamentales y las empresas privadas pueden tomar para ayudar a fomentar una transición mundial hacia una agricultura sostenible. El informe invita a un uso más amplio de los enfoques agroecológicos, e insta al sector agrícola a adoptar metas ambiciosas en materia de salud de las tierras. También pide metas nacionales y mundiales encaminadas a lograr un impacto positivo neto de la agricultura en los indicadores clave de biodiversidad para 2030. Los autores recomiendan que los Estados recompensen a los agricultores por adoptar prácticas agrícolas sostenibles, y aconsejan que las subvenciones públicas y la financiación privada se reorienten de la agricultura convencional a una agricultura más sostenible, lo que también ayudaría a cumplir los objetivos de salud pública. Finalmente, el informe subraya cómo la agricultura sostenible puede contribuir a la conservación de la biodiversidad en todo el mundo, y fomenta un mejor diálogo entre agricultura y sectores de la conservación para crear conciencia sobre el capital natural de unos suelos biodiversos para la agricultura.

El informe completo está disponible aquí.

Una hoja informativa sobre el informe está disponible aquí.

Para más información o para concertar entrevistas, póngase en contacto con:

Matthias Fiechter, Responsable de Relaciones con los Medios de Comunicación de la UICN, +41229990392, matthias.fiechter@iucn.org