Líderes éticos sustentables

La mexicana Karla Wheelock, primera mujer iberoamericana en alcanzar la cima más alta de cada continente (Las 7 Cumbres) y primera persona latinoamericana en coronar la cumbre del Monte Everest por la vertiente norte, es una mujer profundamente comprometida con las causas ambientales y la protección de la naturaleza. Miembro de la Red de Mujeres en Conservación de Latinoamérica y el Caribe, trabaja desde hace años en estrecha colaboración con la UICN y su Comisión de Educación y Comunicación (CEC). Compartimos un artículo suyo en el que relata el trabajo que impulsa desde la fundación que lleva su nombre para potenciar los talentos de niños y jóvenes mexicanos a través del desarrollo de competencias y habilidades socio-ambientales.

En el año de 1999, Karla Wheelock alcanzó la cima del Everest después de más de 10 años de entrenamiento y preparación en diferentes montañas en Sudamérica y los Himalayas.

Muchos eventos deportivos dependen para su desarrollo de un entorno natural saludable, por lo que sus organizadores deben tomar medidas concretas para protegerlo. El 22 de abril de 2020, en el marco del Día de la Tierra, la UICN en colaboración con el Comité Olímpico Internacional (COI), publicó la guía "Mitigar los impactos en la biodiversidad de los eventos deportivos". Esta guía ofrece consejos sobre cómo reducir el impacto en la biodiversidad y promover su conservación en todas las fases de la planificación de eventos deportivos. Con este artículo queremos aportar un ejemplo concreto de cómo el deporte y la conservación de la naturaleza pueden ir de la mano.

Artículo escrito por: Karla Wheelock*

En el año de 1999 tuve la fortuna de alcanzar la cima del Everest después de más de 10 años de entrenamiento y preparación en diferentes montañas en Sudamérica y los Himalayas. Al llegar a la cima sentí una profunda alegría, pues la naturaleza me permitía ver su grandeza y, como lo dije en ese momento, “Es una alegría tan grande que se quiere compartir con todo el mundo”.

Pensé que ni en 10 años podría agradecer ese regalo de conexión que me invadió, por lo que prometí regresar para darle gracias a la montaña. En el año 2009 regresé al Everest y realicé una ceremonia de agradecimiento. La montaña y la naturaleza me habían enseñado tanto que no bastaba con compartirlo por medio de charlas y de conferencias por lo que decidí que los niños y jóvenes tendrían que aprender de la naturaleza no sólo por lo que yo pudiera contarles, mi trabajo ahora sería actuar como vehículo para llevar a los jóvenes con “La Gran Maestra”, la Naturaleza.

Fue entonces que nació la Fundación Karla Wheelock como una organización sin fines de lucro que desde sus inicios buscó potencializar los talentos de niños y jóvenes mexicanos a través del desarrollo de competencias y habilidades socio-ambientales. Hoy día cuentan con 9 generaciones de Líderes Éticos Sustentables, que ganaron este título al desarrollar proyectos sustentables y sociales que aportaron a la concientización y valorización de los recursos naturales de nuestro planeta.

La gran importancia de fortalecer el desarrollo integral de la juventud mexicana a través de la aventura y el cuidado del medio ambiente, dio pie a la alianza que se creó con la Secretaría de Educación Pública del país y, como siguiente paso, se lanzaron a lo largo de los años convocatorias para que los jóvenes de escuelas secundarias públicas, de entre 12 y 15 años, presentaran un proyecto que atendiera a la solución de una problemática social y ecológica previamente detectada en su comunidad.  

Después de pasar por 3 filtros de selección, entre los cuáles se encuentran expediciones al Nevado de Toluca y un curso de liderazgo, se llegaba a la determinación de quiénes eran los nuevos Líderes Éticos Sustentables (LES) de su generación y que compartían cualidades de liderazgo, ética y procura del bien común. Este movimiento de propuestas reales y tangibles impactó de tal manera a la sociedad mexicana que se desarrollaron proyectos del tamaño de sistemas de captación de agua fluvial, parques ecológicos, huertos escolares, sistemas de ahorro de energía, manejo de residuos bien canalizados, azoteas verdes y cultivos hidropónicos, entre otros.

En los 10 años de vida que tiene la Fundación Karla Wheelock se sigue y seguirá apostando por la conservación de la naturaleza como método efectivo del desarrollo de habilidades de niños y jóvenes. Actualmente desarrollan la campaña #TodosSomosNaturalezaKW de la mano de la CEC de la UICN y todos podemos participar.

Para más información visita esta publicación.

Página web de Fundación Karla Wheelock http://fundacionkarlawheelock.org/

Instagram de Fundación Karla Wheelock https://www.instagram.com/fundacion_kw/

*Karla Wheelock es conferencista, emprendedora social, consultora y montañista mexicana que ha dedicado su trayectoria profesional a vincular el mundo deportivo de alto rendimiento con el impulso de causas ambientales y sociales en pro de los jóvenes de su país.

Go to top