La gente y los ecosistemas, claves para hacer frente al cambio climático en Mesoamérica

27 June 2013 | News story
0 CommentsWrite a comment

 27 de Junio, 2013. Tapachula, Chiapas.

La Adaptación basada en Ecosistemas (AbE) es definida como la utilización de la biodiversidad y de los servicios de los ecosistemas, como parte de las estrategias de adaptación para ayudar a las personas a enfrentarse a los efectos adversos del cambio climático. Es un enfoque que integra el manejo sostenible, la conservación y la restauración de los ecosistemas y su propósito es reducir la vulnerabilidad de las personas.

La AbE ha sido aplicada por el Proyecto Gestión del Agua para la Adaptación, en seis sitios demostrativos, en Chiapas, México, el Salvador, Costa Rica, Honduras y Panamá. Se busca demostrar cómo mediante la Gestión Integrada del Recurso Hídrico (GIRH) y el fortalecimiento de la gobernanza local de los recursos naturales, y la mejora de los medios de vida, se aumenta la capacidad de las comunidades de adaptarse al cambio climático.

El Proyecto Gestión del Agua para la Adaptación es implementado por la Oficina Regional para Centroamérica, México y el Caribe y el Centro de Derecho Ambiental de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), con el financiamiento de la Iniciativa Internacional del Clima del Ministerio Alemán de Medio Ambiente y Seguridad Nuclear.

Este proyecto se trabaja en colaboración con instituciones gubernamentales y a través de alianzas con organizaciones locales. En Chiapas se trabaja de la mano con la Sociedad de Historia Natural del Soconusco, Pronatura Sur A.C., la Secretaria de Medio Ambiente e Historia Natural, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, la Comisión Nacional del Agua, El Colegio de la Frontera Sur, la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, los H. Ayuntamientos de Cacahoatán y Tapachula así como las comunidades y grupos ejidales.

Algunas de las principales lecciones aprendidas del proyecto son las siguientes:

La adaptación ocurre a nivel local

La escala territorial de microcuenca es apropiada para diseñar y poner en marcha medidas de adaptación, además de facilitar el aprendizaje, al tiempo que se favorece la implementación y empoderamiento de las comunidades, así como el monitoreo de dichas soluciones.

Algunos ejemplos ilustrativos de medidas de AbE, implementados a este nivel, en el marco de este Proyecto son los siguientes:

• Tianguis Campesino de Cacahoatán

Este proyecto logró la instalación del Tianguis Campesino de Cacahoatán que busca promover la producción y comercialización de productos orgánicos o naturales, la diversificación de las parcelas de café como medida de adaptación al cambio climático, mejorar los canales de comercialización entre productores y compradores a través de un comercio justo y la incorporación de productores orgánicos de la zona. Actualmente el tianguis campesino de Cacahoatán cuenta con 69 productores registrados, quienes se instalan en el parque central del municipio cada domingo desde enero del 2013.

Rehabilitación del manglar en el ejido Conquista Campesina para mejorar la pesca.

Las comunidades costeras del Soconusco son las más vulnerables ante impactos del cambio climático. En el ejido Conquista Campesina, municipio de Tapachula, en coordinación con Pronatura Sur se logró la rehabilitación de 5 hectáreas de manglar, realizando canales rústicos para permitir la entrada de agua y la recuperación de árboles de mangle. Este ecosistema funciona como una barrera natural ante el impacto de tormentas y huracanes. Además la restauración del ecosistema llevada a cabo por la comunidad permiten a las familias locales mejorar sus medios de vida a través de la producción de peces de escama y camarón.

La generación de capacidades es esencial para diseñar e implementar estrategias de AbE efectivas

La adaptación solo es posible si se cuenta con una base sólida de capacidades que permita entender los cambios globales, y a la vez planificar soluciones. No existe una estrategia de adaptación única, sino estrategias que responden a las realidades locales.

Algunos ejemplos ilustrativos de medidas de AbE, implementados a nivel local, referentes a la capacidad de generación de capacidades son los siguientes:

• Microemprendimientos juveniles en busca de soluciones naturales.

Desde el 2011 se han apoyado a grupos juveniles interesados en la conservación de sus ecosistemas. Como resultado, actualmente se promueven 4 microempresas rurales manejadas por jóvenes, hombres y mujeres de entre 14 a 25 años, que pretenden mejorar la calidad de vida de sus comunidades y ampliar la oferta laboral a partir de soluciones que utilizan el conocimiento local. Entre los proyectos se encuentran la producción de huevos y gallinas orgánicas en el ejido Conquista Campesina, la producción de hortalizas bajo técnicas de huertos verticales en el poblado La Cigüeña, y la producción de plantilla de café resistente a la roya en los ejidos La Azteca y Progreso.

Los marcos legales adecuados hacen la diferencia

Contar mecanismos de cooperación efectivos entre instituciones y organizaciones de la sociedad civil es fundamental para dar sostenibilidad a cualquier estrategia de adaptacion.

Algunos ejemplos ilustrativos de medidas de AbE, implementados a nivel local, referentes a marcos legales adecuados son los siguientes:

• Apoyo a la construcción de plataformas de participación en la Reserva Gancho Murillo.

De acuerdo con la Ley de equilibrio ecológico y protección al ambiente del Estado de Chiapas las zonas sujetas a conservación ecológica requieren de un comité interinstitucional donde se someta a decisión aspectos relacionados con el manejo de las reservas y se coordinen actividades entre las instituciones que conforman dicho comité. Por lo anterior, se promovió con SEMAHN, otras entidades, la formación del Comité Interinstitucional de las Reservas Gancho Murillo y Cabildo Amatal y se reconoce al comité Comunitario como subcomité de la Reserva Gancho Murillo con voz y voto en el manejo de la reserva.

• Revisión de marcos legales para la adaptación.

Como parte del trabajo para implementar el enfoque de AbE en la región, se elaboró el estudio denominado Estado Actual del Marco de Adaptación al Cambio Climático, el cual identifica vacíos y buenas prácticas en materia de adaptación en Centroamérica; documento fue discutido con tomadores de decisión, actores clave en la gestión de las cuencas transfronterizas y representantes de instituciones del gobierno de Chiapas ligados a la administración del agua, los recursos naturales y el cambio climático.

Este estudio pretende ser una herramienta de apoyo para el proceso toma de decisiones, sobre políticas, leyes y dinámicas institucionales de diferentes sectores que tienen que ver con la adaptación al cambio climático. El estudio cuenta con dos ejes transversales, la parte de derecho y gobernanza, abarcando una serie de temáticas tales como Gestión Integrada del Recurso Hídrico (GIRH), gestión del riesgo, adaptación al cambio climática y enfoque ecosistémico.

 

Datos de Contacto:

M. Sc. Marta Claudia Pérez de Madrid
Coordinadora del proyecto Gestión del Agua para la Adaptación al Cambio Climático
UICN –Oficina Regional para México, Centroamérica y el Caribe
San José, Costa Rica
Martaclaudia.perez@iucn.org

Ing. Felipe de Jesus Arrevillaga Meneses
Oficial en Cuencas
Oficina Región Soconusco
Cacahoatán, Chiapas
Felipe.arrevillaga@iucn.org
62 2 11 22

Facebook: UICN en español
Twitter: @uicn_es
Flickr: IUCN web

 


Comments

0 Comments
Write a comment

600 CHARACTERS LEFT

captcha