Cerca de un consenso, para el Régimen Internacional sobre ADB

24 March 2010 | News story

Comenzó en Cali, Colombia, la Novena Reunión del Grupo de Trabajo sobre Acceso y Distribución de Beneficios, del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD).

Luego de 6 años de discusión, esta semana se espera concluirán las negociaciones del texto de Régimen Internacional sobre Acceso y Distribución de Beneficios, en lo que constituye la última reunión del grupo de trabajo, antes de la COP 10, en octubre de este año, en Nagoya, Japón.

Tim Hodges y Fernando Casas, Co-Presidentes del Grupo de Trabajo presentaron una propuesta de un proyecto de protocolo que fue aceptado por los países parte del Convenio como base para las negociaciones. Sin embargo se resaltó la necesidad de ampliar la discusión sobre áreas específicas de preocupación que podrían requerir mejoras para lo que se establecieron 4 grupos de contacto. Asímismo, instaron a los delegados a que, de buena fe, produzcan un proyecto de protocolo “significativo” y “aplicable”.

El grupo 1 discutirá sobre: relación con otros temas y procesos, temas de aplicación temporal o geográfica, flexibilidad para enfoques sectoriales, mecanismos financieros.
El grupo 2: monitoreo, seguimiento y rastreo, que incluye el tema de certificados de origen; solución de controversias y acceso a la justicia; países de origen; e instancias donde no aplica el Consentimiento Informado Previo (CIP) o los Términos Mutuamente Acordados (TMA).
El grupo 3: uso de recuros genéticos, derivados, distribución de beneficios; obligaciones de distribución de beneficios, que incluye acceso y transferencia de tecnología; y temas relacionados con el acceso (investigación sobre biodiversidad, requerimientos de acceso, partes que determinan que el acceso no está sujeto a CIP)
El grupo 4, acerca de: asuntos relacionados con conocimientos tradicionales; concretamente el reconocimiento apropiado de la relación entre actividades ADB y CT asociadas a recursos genéticos, la diversidad bajo circunstancias nacionales y que las partes deben reconocer la existencia y el papel del derecho consuetudinario.

Por su parte, el Foro Internacional Indígena sobre Biodiversidad y la Red de Mujeres Indígenas sobre Biodiversidad , a través de sus representantes, manifestó su apertura a avanzar en las discusiones, aunque demandó la consideración de aspectos claves, como:

1. Que el protocolo declare en el preámbulo que se respetarán los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales.
2. Que antes de acceder a los conocimientos tradicionales deberá obtenerse el consentimiento informado previo de los pueblos indígenas y las comunidades locales y éste no estará sujeto a la legislación nacional.
3. El protocolo reconocerá los derechos de los pueblos indígenas y de las comunidades locales sobre los recursos genéticos.
4. La importancia y relevancia del conocimiento tradicional se integrará plenamente en todo el protocolo, especialmente en la sección de cumplimiento
5. El protocolo reconocerá la existencia y el rol del derecho consuetudinario de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

Carlos Martin-Novella, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, hizo hincapié en que no habrá un proceso de negociación post Nagoya, y que la adopción del Protocolo en la COP 10 será la mejor muestra para la celebración del Año Internacional de la Biodiversidad.

La UICN ha seguido el proceso de discusión del Régimen Internacional sobre ADB, desde su origen, durante la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (CMSD). Según Sonia Peña Moreno, jefa de delegación de la UICN en Cali, existen buenas posibilidades de cerrar las negociaciones durante esta reunión, puesto que los países están abiertos a lograr un acuerdo sobre el texto del Protocolo.

"Si bien existen aun diferencias importantes con respecto a asuntos fundamentales, el espíritu de compromiso de parte de grupos regionales en asuntos como derivados, le ha dado un impulso adicional a las negociaciones en este momento", señaló. Sin embargo, llamó la atención sobre la necesidad de que se socialice este acuerdo al interior de los países con todos los actores involucrados en los procesos de acceso a recursos genéticos y distribución de beneficios - pueblos indígenas, academia, sector privado (gran ausente en estas negociaciones) y la sociedad civil-, antes de la reunión de la Conferencia de las Partes, en Nagoya.