Una fortuna que no podemos permitirnos perder: el coste económico del deterioro de los arrecifes de coral.

22 December 2009 | News story

Los arrecifes coralinos sustentan la mayor biodiversidad marina del planeta. No sólo dependen de ellos otras especies, sino que también suministran alimentos, empleo, protección contra las tormentas, recreación y otras fuentes de ingresos a más de 500 millones de personas en diversas regiones del mundo.  

Si los arrecifes de coral dejan de existir, las pérdidas económicas serían ingentes. En las islas Maldivas, por ejemplo, la construcción de diques, rompeolas y otras estructuras para sustituir a las que brindan los arrecifes costaría entre 1.600 y 2.700 millones de dólares. Sería aún más caro el coste a pagar por los daños causados a ciudades, pueblos, hoteles y empresas locales a raíz del deterioro de los arrecifes.

Las estadísticas relativas a la situación de los arrecifes coralinos en el mundo son alarmantes: el 70% están amenazados o destruidos, el 20% de éstos están dañados de forma irreparable y, solamente en el Caribe, se ha perdido el 80% de su extensión.

Se estima que el cambio climático es la principal amenaza a los arrecifes de coral, sobre todo a causa del blanqueo masivo de los corales vinculado con el aumento de la temperatura del agua, lo que ha causado ya daños permanentes a gran escala.
La acidificación de los océanos, maléfico gemelo del cambio climático, agravará de forma creciente la amenaza térmica. Pero la emisión de dióxido de carbono dista mucho de ser el único culpable del deterioro de nuestros arrecifes. Las actividades humanas han contribuido a ello de otras maneras, entre las que se cuentan la pesca destructiva e insostenible, la contaminación y la explotación turística excesiva. Además de causar considerables pérdidas de hábitat y de biodiversidad a nivel local, menoscaban la resiliencia de los arrecifes, que se vuelven más vulnerables al cambio climático.

Pese a que los arrecifes coralinos cubren menos del 1% de la superficie del planeta, albergan el 25% de la biodiversidad marina conocida, y sus recursos y servicios se han estimado en unos 375.000 millones de dólares anuales. Los políticos, los ecologistas, los científicos y la sociedad toda instan a emprender acciones de manejo para restablecer y mantener la resiliencia de los arrecifes coralinos al cambio climático y a otros tipos de estrés.

Acción de la UICN para los arrecifes coralinos:
http://www.iucn.org/cccr/