La región frente al desafío de la adaptación al cambio climático

01 September 2011 | Article

Mesoamérica y el Caribe son regiones que concentran una rica biodiversidad y endemismo, pero al mismo tiempo son áreas que encaran crecientes retos de sostenibilidad frente a los impactos del cambio climático, dice Grethel Aguilar, la Directora Regional para Mesoamérica de la UICN.

El XVIII Foro Regional de Miembros del Centroamérica, México y el Caribe de la UICN, tendrá como uno de los principales temas críticos de trabajo el impulso a estrategias de adaptación al cambio climático de cara a incrementar nuestra sostenibilidad y reducir nuestra vulnerabilidad y pobreza.

El programa de la UICN ofrecerá ese marco que permita a la Unión, a través de sus tres pilares, membresía, secretariado y comisiones, apalancar y fortalecer esfuerzos orientados a la conservación y valoración de la biodiversidad como eje clave de la estabilidad ambiental y la seguridad social partiendo de una visión compartida de distribución justa y equitativa de los bienes y servicios generados por los ecosistemas.

Sin duda, al igual que como hemos venido haciéndolo a través del Programa 2009-2012, seguiremos buscando soluciones basadas en la naturaleza a los principales retos que nos plantea el cambio climático. Esto lo lograremos no solo a través de la conservación de áreas protegidas ya existentes, sino también por medio de la regeneración de ecosistemas y tejidos sociales, solo de esta manera es posible encarar integralmente temas críticos como la seguridad alimentaria y el sostén de medios de vida humanos en escenarios que presentan un futuro aumento de la variabilidad e intensidad de fenómenos climáticos o el amenazante incremento del nivel del mar sobre amplias zonas costeras y territorios insulares enteros.

En un entorno complejo y altamente volátil a los vaivenes y expectativas de la economía mundial, la realidad de los tiempos nos exige elevar nuestra efectividad e incrementar nuestra capacidad de demostrar el impacto de nuestro trabajo. En este marco, el próximo foro de miembros se presenta como una oportunidad para alinear nuevamente nuestras fuerzas y comenzar a demostrar el valor de crear alternativas de desarrollo más coherentes con el equilibrio ambiental y que respondan a inquietudes trascendentales para la humanidad como la reducción de la huella ecológica, la producción sustentable y la distribución justa y equitativa de los bienes ambientales; todas ellas maneras de adaptarnos más estructuralmente de cara al presente y el futuro.