Preservando la semilla – Parientes silvestres de cultivos en las áreas protegidas

12 July 2010 | Fact sheet
0 CommentairesWrite a comment

Conservando juntos: Los retos del establecimiento de áreas protegidas para la conservación in situ de parientes silvestres de cultivos en cinco países megadiversos Teresa Borelli, Biodiversity International

En 2004, cinco países –Armenia, Bolivia, Madagascar, Sri Lanka y Uzbekistán– trabajando juntos en el marco del proyecto "Conservación in situ de parientes silvestres de cultivos a través del manejo de información y su aplicación en campo", apoyado por el FMAM y el PNUMA y coordinado por Bioversity International, se embarcaron en una ardua tarea: la conservación in situ de parientes silvestres de cultivos o CWR (por sus siglas en inglés).

En términos sencillos, los parientes silvestres de cultivos son los antepasados de las modernas variedades cultivadas. A lo largo de los tiempos, han proporcionado a los cultivadores el material genético para mejorar la calidad nutricional y la productividad de los cultivos, o han aportado características útiles para contrarrestar las condiciones climáticas extremas y ofrecer resistencia contra las plagas y enfermedades. Empero, debido a la pérdida de hábitat, la sobreexplotación y los cambios globales, muchas de estas especies están en peligro de extinción. Los modelos bioclimáticos predicen que el cambio climático será responsable de la pérdida del 50% en el rango de distribución de las poblaciones silvestres de maní (Arachis sp.), papa (Solanum sp.) y caupí (Vigna sp.) y que, por sus efectos, el 16-22% de estas especies se extinguirán para el año 2055. La evidencia también apunta a que muchas áreas protegidas sufrirán una pérdida de especies de moderada a importante, poniendo en entredicho la capacidad de las áreas protegidas en su forma actual para asegurar las especies en un escenario de cambio climático.

Para tratar de revertir dicha tendencia, estos cinco países megadiversos, que son centros de origen de importantes cultivos, así como hábitat de un número significativo de parientes silvestres de importancia económica, trabajaron arduamente para promover la conservación de estas especies en la naturaleza (in situ), donde pueden seguir evolucionando junto con su entorno y mantener las características de adaptación que las hacen tan importantes para la producción actual y futura de alimentos.

Un aspecto importante de la estrategia de conservación in situ del proyecto fue trabajar en estrecha colaboración con las autoridades de áreas protegidas para identificar las áreas protegidas prioritarias para la conservación de estos importantes recursos genéticos. Ello incluyó la modificación de los planes de gestión de áreas protegidas existentes para centrarlos tanto en la conservación efectiva de CWR como en el desarrollo de planes independientes para la gestión de especies de CWR.

Lo que se hizo evidente desde el inicio del proyecto fue que la conservación in situ de CWR, no es tarea fácil y no se puede lograr de manera aislada. La mayoría de las áreas protegidas no incluyen la conservación de la agrobiodiversidad en sus principales objetivos, por lo que conseguir modificaciones a los planes de gestión aprobados y ejecutados puede resultar una tarea difícil. Esto exigió un esfuerzo sustancial y sostenido por parte de los socios del proyecto, quienes trabajaron en estrecha colaboración con los administradores de las áreas protegidas. Fue necesario cimentar asociaciones eficaces entre los organismos nacionales y las personas que trabajaban en los sectores de agricultura y medio ambiente, que tenían poca o ninguna experiencia en el trabajo en colaboración. En los cinco países, la asociación incluyó a cerca de 60 organismos nacionales e internacionales esenciales para la naturaleza compleja y multidisciplinaria de la conservación in situ de CWR.

A continuación se presenta una descripción detallada de las áreas protegidas y las especies que fueron objeto de planes de gestión: cereales silvestres en Armenia, cacao silvestre en Bolivia, camote silvestre en Madagascar, canela silvestre en Sri Lanka y almendro silvestre en Uzbekistán. Se espera que estos ejemplos y las lecciones aprendidas sean un catalizador para la ampliación de esfuerzos e iniciativas similares en otras áreas protegidas, no solo en los cinco países del proyecto, sino en otros países y regiones.

Armenia

Con un área de aproximadamente 89 hectáreas, la Reserva Estatal Erebuni es la más pequeña de las áreas protegidas de Armenia y es gestionada por el complejo de reservas-parques del Ministerio de Protección de la Naturaleza de la República de Armenia. Fue establecida en 1981, en las inmediaciones de Yerevan, con el propósito de proteger especies silvestres de cereales como trigo (Triticum araraticum, T. urartu, T. boeticum), pasto goatgrass (Aegilops spp.), cebada (Hordeum glaucum) y centeno (Secale vavilovii). La reserva también es hábitat de 292 especies de plantas vasculares, que representan 196 géneros de 46 familias. Erebuni es una de las pocas reservas creadas específicamente para la conservación de parientes silvestres y será interesante observar si es posible conservar más de una CWR en la reserva sin necesidad de crear un régimen de administración independiente para cada una de las especies. El trabajo emprendido en estrecha colaboración con las comunidades locales que viven en las proximidades del parque ha ayudado a hacer conciencia sobre la necesidad de su conservación. http://www.reservepark.mnp.am/htmls_eng/regions_1.htm

Bolivia

Con un rango altitudinal de entre 180 y 3000 m y una extensión de 1.372.180 hectáreas entre la parte norte del departamento de Cochabamba y la parte sur del departamento de Beni, el Parque Nacional y Territorio Indígena Isiboro-Secure (TIPNIS) [categoría II – NP de la UICN] alberga una gran diversidad de especies y ecosistemas. Su gama de hábitats incluye bosques nubosos de montaña, bosques amazónicos subandinos, bosques tropicales de hoja perenne de tierra baja a altitud intermedia y praderas inundadas, cada uno con una singular fauna y flora. El área protegida, creada en 1965, es también un territorio indígena, propiedad de las tribus chimán, yuracaré y moxeño. Gracias a los esfuerzos encabezados por el Viceministerio de Medio Ambiente, Biodiversidad y Cambios Climáticos, a través del equipo del Proyecto CWR del PNUMA/FMAM en Bolivia, el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNAP), que gestiona el parque y la organización local de los pueblos indígenas que habitan en el parque (Sub Centro Indígena del TIPNIS), se ha comprometido a desarrollar y establecer un “Programa para la conservación in situ de parientes silvestres de cultivos existentes dentro del Parque" y formular un "Plan de gestión para la protección de los parientes silvestres del cacao", que será incluido en el Plan de gestión del Parque. El cacao silvestre (Theobroma sp.) existente en el interior del Parque se encuentra actualmente amenazado por la destrucción del hábitat y la deforestación.

Madagascar

El Parque Nacional Ankarafantsika de Madagascar alberga más de 150 parientes silvestres de cultivos que se distribuyen entre 30 géneros. Uno de los géneros más importantes es el Dioscorea que incluye más de 40 especies. De alto valor económico como alimento básico, varias especies de camote están amenazadas por la sobreexplotación y están catalogadas como En Peligro Crítico. Junto con las comunidades locales se dio inicio a un programa de conservación en el marco del Plan de gestión para el Parque Nacional Ankarafantsika para tratar de reducir la presión sobre las especies silvestres convenciendo a las comunidades a sembrar camote cultivado. Situado en la parte noroccidental de Madagascar, el Parque Nacional [categoría II de la UICN] se creó en 2002, cubre un área de 130.026 kilómetros cuadrados y es gestionado por la Asociación de Parques Nacionales de Madagascar (PNM-ANGAP). http://www.parcs-madagascar.com/fiche-aire-protegee_en.php?Ap=15

Sri Lanka

Ubicado en la Provincia del Sur, cerca de Galle, Kanneliya-Dediyagala-Nakiyadeniya (KDN) es la última gran selva tropical que queda en Sri Lanka, con una superficie de 10.139 ha. Su importancia en términos de biodiversidad y servicios ambientales es tal que en 2004 fue designada por la UNESCO como Reserva de la Biosfera. Esta área protegida alberga numerosas especies de plantas y animales endémicos de Sri Lanka. El componente de Sri Lanka del Proyecto CWR del PNUMA/FMAM ha trabajado con el órgano rector del Parque –el Departamento de Conservación de Bosques– para modificar el plan de gestión vigente en la zona, que ahora incluye un plan de gestión de especies para la importante especie endémica Cinnamomum capparu-coronde Blume, que se cosecha con fines medicinales y comerciales. También se han emprendido actividades de sensibilización para enseñar a las comunidades locales la importancia de preservar estas especies.

Uzbekistán

El destacado botánico ruso Vavilov identificó a Uzbekistán como uno de los centros de origen de muchos cultivos modernos. El país forma parte de un centro mundial de diversidad vegetal en las montañas de Asia Central y alberga algunos de los más cercanos parientes silvestres de muchas especies productoras de frutos y nueces. Para ayudar a conservar estas especies en estado silvestre, se han desarrollado planes de gestión y monitoreo de especies silvestres para algunas plantas amenazadas por la pérdida y fragmentación del hábitat debido a la grave deforestación y el sobrepastoreo. Una de ellas es el almendro silvestre Amygdalus bucharica, catalogado como Vulnerable en la Lista Roja de la UICN de Especies Amenazadas (2008), para el que se ha desarrollado un plan de gestión de especies en la Reserva Natural Chatkal. Establecida en 1992 como un área protegida categoría Ia de la UICN, el parque abarca 3570 hectáreas y es administrado por el Fondo Forestal Estatal. El apoyo brindado para la conservación de CWR también incluye el desarrollo de capacidades, sensibilización y educación comunitaria.

"La idea de que la conservación de la agrobiodiversidad es una función con gran potencial económico es aún poco reconocida. …De hecho, un estudio de WWF determinó que el grado de protección en los lugares con los más altos niveles de diversidad genética de los cultivos es significativamente menor que el promedio mundial; e incluso en donde las áreas protegidas se traslapaban con zonas importantes para la diversidad genética de los cultivos (como por ejemplo, variedades locales y parientes silvestres) en la gestión del área se prestaba poca atención a estos valores". (Amend et al. 2008)

 

Con el apoyo del PNUMA/FMAM y la orientación de Bioversity International, en colaboración con las organizaciones internacionales Botanic Gardens Conservation International (BGCI), Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO), Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación (WCMC), el proyecto "Conservación in situ de parientes silvestres de cultivos a través de la gestión de la información y la aplicación en el terreno", se propuso mejorar la conservación y utilización sostenible de las especies de CWR que se producían en Armenia, Bolivia, Madagascar, Sri Lanka y Uzbekistán, maximizando el uso de la información y los recursos de conservación existentes con respecto a estas importantes especies.

Ejemplos de CWR conservados en áreas protegidas en Armenia, Bolivia, Madagascar, Sri Lanka y Uzbekistán.

Cultivos Gene Pool Parientes silvestres Area protegida País
ñame Dioscorea maciba, D. bemandry, D. antaly, D. ovinala and D. bemarivensis Ankarafantsika National Park Madagascar
canela Cinnamomum capparu-coronde Kanneliya Forest Reserve Sri Lanka
almendra Amygdalus bucharica Chatkal Biosphere Reserve Uzbekistán
trigo Triticum araraticum, T. boeoticum, T. urartu and Aegilops tauschii Erebuni State Reserve Armenia
Cacao Theobroma spp. Parque Nacional y Territorio Indigena Isiboro-Secure Bolivia


Commentaires

0 Commentaires
Write a comment

600 CHARACTERS LEFT

captcha