La gestión transfronteriza del agua en América del Sur sí es posible

22 March 2013 | News story
2 CommentairesWrite a comment

A propósito del Día Mundial del Agua, compartimos con ustedes la experiencia de la UICN a través del proyecto mundial BRIDGE, que incluyó a tres cuencas transfronterizas ubicadas en Ecuador, Perú y Bolivia.

Hoy en día, el agua es una cuestión política: El crecimiento demográfico y los efectos del cambio climático ponen presión sobre los recursos hídricos globales, por lo que países que comparten fuentes de agua comunes no pueden gestionarlos solos. En estos casos, la falta de cooperación multilateral puede conducir a la degradación y sobre-asignación de los recursos hídricos, con efectos igualmente nocivos sobre los medios de subsistencia y la biodiversidad.

El proyecto BRIDGE, financiado por el Programa de la Hidrodiplomacia de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), pretende construir capacidades sobre goberanza del agua a través de aprendizaje, demostración, liderazgo y construcción de consensos, en particular en cuencas hidrográficas transfronterizas. BRIDGE utilizará estos enfoques para catalizar la cooperación transfronteriza que asegure las fuentes de agua y progresar rápidamente en el abastecimiento de agua yel  saneamiento; así como en el, manejo del ecosistema y el desarrollo de recursos hídricos sostenibles.

Su ámbito de acción está en nueve cuencas en el mundo, tres de ellas ubicadas en Sudamérica —  Zarumilla (Ecuador-Perú),  Catamayo-Chira (Ecuador-Perú) y Lago Titicaca (Perú-Bolivia).

Históricamente en esta región ha habido poca coordinación binacional y las decisiones sobre el uso de recursos ha sido vertical, según Mario Aguirre, Oficial del Programa de Agua de UICN-Sur, la Oficina Regional para América del Sur de la UICN. Sin embargo, BRIDGE ha tenido efectos palpables en el manejo y la gestión binacional del recurso en los países participantes.

En su primera fase, el proyecto recopiló y organizó la información. Para ello, diseñó mapas con requisitos similares para los tres países, como herramientas base de toma de decisiones. Esto condujo el lanzamiento, en 2011, de una plataforma de información a través de la cual los países han podido compartir datos y conocimiento nuevo obtenido durante el proyecto. Después de esto, talleres y reuniones técnicas promovieron la creación de comisiones binacionales y el desarrollo de acuerdos con miras la aprobación oficial de los gobiernos. Cabe mencionar que éstos se encuentran comprometidos y entienden perfectamente la importancia de la conservación transfronteriza de cuencas.

Otra característica fundamental de BRIDGE es la inclusión de las partes interesadas. El proyecto es impulsado por los ministerios y las agencias gubernamentales a nivel nacional, así como por organismos y autoridades de nivel local, que incluyen a organizaciones no gubernamentales, organizaciones meteorológicas y representantes de la Comunidad Andina (CAN), organización multilateral de cooperación integrada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

También se conformaron grupos de líderes locales que incluyen a pobladores, funcionarios locales y autoridades que se reúnen para discutir y trabajar sobre diversos aspectos del proyecto.

Los desafíos permanecen. Algunas agencias gubernamentales no han podido compartir la información. Además, a ciertas poblaciones locales les ha tomado tiempo el constituir los grupos de liderazgo. Sin embargo, BRIDGE ha sido testigo de algunos éxitos en América del Sur, según Aguirre. Por ejemplo, el Ministerio del Exterior del Perú creó una nueva sub-agencia para la gestión del agua, mientras que Bolivia está considerando algo similar, dice Aguirre. 
La segunda fase de BRIDGE ampliará la escala para incluir varias cuencas compartidas por Colombia y Ecuador. Todos los países implicados compartirán experiencias y lecciones aprendidas, tanto entre sí como con las otras cuencas involucradas en el proyecto, en el Delta del Mekong del sudeste de Asia y en Centroamérica.

Aguirre afirma que el proyecto ha ilustrado que la gestión de una cuenca por dos países requiere cooperación. “Está comprobado que la gestión compartida favorece aspectos como  la regulación de la contaminación, el acceso, el uso equitativo y la conservación de los recursos hídricos,” finalizó Aguirre.

Contacto: mario.aguirre@iucn.org 
 


Commentaires

2 Commentaires
1 F. Quirola A. Colegio de Arquitectos
Zarumilla: lento caminar...
...que necesita concreciones. Hay que concluir años de trabajo en colaboración con el Organismo Internacional de Energía Atómica, redactando un informe final faltante e implantar el reglamento común para el aprovechamiento de aguas subterráneas en la cuenca del Zarumilla.
April 25, 2013 - 20:02
2 Yulia
Apollo
Les apollo totalmente
April 2, 2013 - 17:08
Commentaires
  • 1-2
  • 2
Write a comment

600 CHARACTERS LEFT

captcha