Barcelona establece la agenda de la conservación para los próximos años

14 October 2008 | News story

Congreso Mundial de la Naturaleza, Barcelona, España. 5 al 14 de octubre de 2008.

Mientras el mundo lucha contra la agitación producida por la crisis de los mercados, el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN, define el camino a seguir para resolver otra crisis: la medioambiental. Los participantes del congreso realizado el pasado octubre en Barcelona, resaltaron que el costo de la pérdida de la biodiversidad no solamente es mayor al generado por los problemas financieros actuales, sino que en muchos casos, es irreparable.

“Hemos tomado decisiones sustanciales aquí en Barcelona; hemos demostrado que salvar la naturaleza debe ser una parte integral de la solución de cualquier crisis mundial”, dijo Julia Marton-Lefèvre, Directora General de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

“El mensaje claro que salió de este congreso es que la biodiversidad es la base del bienestar de las sociedades y sus economías. Pero, la conservación solo puede ser exitosa si atacamos las causas subyacentes de la pérdida de la biodiversidad y si se realizan, al mismo tiempo, acciones para reducir los impactos de ésta”, dijo Marton-Lefèvre.

Los biocombustibles estuvieron en el centro del debate. Las organizaciones miembro de la UICN hicieron un llamado a los gobiernos a regular y manejar éstos, para limitar así su impacto en la gente y la naturaleza. También se hizo un llamado a desarrollar lineamientos y mejorar los estándares utilizados cuando se realizan proyectos de biocombustibles.

“La marea está volviendo a nuestro favor, tenemos el conocimiento científico y la voluntad de los gobiernos para buscar soluciones”, dijo el nuevo Presidente de la UICN, Ashok Khosla.

“Utilizaremos el conocimiento y las redes para influenciar en los tomadores de decisiones y asegurar el futuro de la naturaleza; así como integrar mejor las preocupaciones de la biodiversidad en las políticas y en las prácticas en los temas de cambio climático, energía, desarrollo, seguridad, mercados y comercio”, añadió Julia Marton-Lefèvre.

Después de un debate fuerte sobre el involucramiento de la UICN con el sector privado, los miembros de la UICN acordaron apoyar el cuidadosamente pensado compromiso con este grupo. Mucho se consiguió también para promover mejoras en la gobernanza de alta mar. Al ser zonas fuera de jurisdicción nacional, a menudo son explotadas por todos y manejadas por nadie. Un manejo adecuado de las pesquerías también tuvo un espacio importante en las discusiones, con resoluciones específicas sobre la pesca del atún y el aleteo de tiburones, entre otras.

Los derechos de pueblos indígenas y las comunidades vulnerables fueron prioritarios en los debates del congreso. Los miembros de la UICN hicieron un llamado a los gobiernos a tomar en cuenta las implicaciones sobre derechos humanos en todas las actividades de conservación relacionadas. El congreso fue testigo del nacimiento de un marco ético para guiar las actividades de conservación, en el cual la reducción de la pobreza, los enfoques basados en derechos y los principios “do no harm” pueden ser aplicados para ayudar a redefinir nuestra relación con la naturaleza.

Mientras tanto, un mensaje claro fue enviado por la UICN a la Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que tendrá lugar en Polonia, en diciembre. La UICN demanda metas más específicas y alineadas con el Plan de Acción de Bali, que pide una reducción del 50% al 85% de las emisiones de CO2 para el 2050 y del mantenimiento del aumento de la temperatura por debajo de los 2°C; así como acciones para la protección de la biodiversidad, servicios ecosistémicos y medios de vida.
El congreso también apoya la necesidad de proceder con acciones de mitigación del cambio climático basadas en la biodiversidad, como la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD), mientras éstas sean justas y equitativas.

Más de ocho mil especialistas de la comunidad conservacionista, gobiernos, ONGs, academia, sector privado, mujeres, pueblos indígenas se reunieron en Barcelona para discutir las cuestiones más urgentes de nuestro tiempo. Durante este congreso de 10 días, que comenzó el 5 de octubre, y aún en momentos de dificultades financieras, hubo anuncios de inversiones sustanciales para la conservación por parte del Mohamed Bin Zayed Species Conservation Fund, GEF, Living Oceans Foundation, MacArthur Foundation, una muestra de que cada vez más y más personas entienden la necesidad de invertir en la conservación.