Las tierras áridas definen en términos de escasez de agua: son las zonas terrestres donde la media anual de lluvia (incluyendo la nieve, niebla, granizo, etc.) es inferior a la cantidad total del agua que se evapora a la atmósfera. Esta definición suele excluir los Regiones Polares y las zonales altas montanas que, por la baja media de lluvias que reciben pueden también clasificarse de tierras áridas. Las tierras áridas se hallan en cada continente y cubren áreas extensas de tierra, cubren más del 41% de la superficie de la tierra firme del planeta.

Un rasgo sobresaliente de las tierras áridas es la escasa y a la vez muy variable precipitación, es esta variación así como la mínima cantidad de ella que de las tierras áridas sus rasgos especiales. Los ecosisTemas de las tierras áridas están constantemente cambiando. Cosa que dificulta cuando no imposibilita dar una definición común de las tierras áridas. Las tierras áridas son muy sensibles a la degradación de la tierra, del 10 al 20% de las tierras áridas están ya en condiciones de degradación (Millenium Ecosystem Assessement 2005)

Varias veces en el pasado, los formadores de política quisieron echar la culpa de esta degradación a las comunidades locales que utilizan los recursos de las tierras áridas, a saber, los pastoralistas. La opinión negativa que se tiene de los pastoralistas, se debe al excesivo pastoreo, la degradación de la tierra alrededor de los recursos hídricos, la muerte de ganado y la inseguridad existente durante algunos periodos de sequía. Estas estrategias extensas de producción rara vez están en conformidad con el concepto de los naciones estado. A veces su visión del desarrollo y el pastoralismo se suele considerar problemática desde la perspectiva nacional o también que constituyen una forma anticuada de explotación de tierra.

El pastoralismo es una adaptación a un ambiente impredecible y los pastoralistas tienen que aprender explotar los cambios imprevisibles de las condiciones climáticas de las tierras áridas mediante unos sisTemas móviles de producción de ganado. Los pastoralistas aceptan el hecho de las variaciones de insumos de producción (tales como los pastos y la lluvia) y adaptan sus sisTemas sociales y de pastores a ellas. La movilidad es un modo de manejar con una eficiencia elevad, la escasez vegetación y la baja fertilidad de la tierra. De hecho, estos ecosisTemas pueden resultar más resistentes de lo que se creía antes con tal de haber cierto grado de movilidad del ganado o un uso rotativo general de los recursos que queden bajo su manejo.

“El excesivo pastoreo” suele ser una excusa fácil para no reconocer las verdaderas causas de la degradación. Aunque la degradación es evidente alrededor de asentamientos permanentes y de los puntos de agua donde hay una movilidad reducida del ganado, esta degradación es, en cambio, menos manifiesto en los pastizales abiertos donde el movimiento no está restringido. Donde se mantienen instituciones locales para el manejo de la tierra se consigue resultados positivos en la conservación de la biodiversidad y el manejo sostenible de la tierra. Donde la movilidad está restringida resulta excesivo el pastoreo con la consiguiente degradación de tierra.

En el pasado, la política de asentamiento fue ampliamente seguido con consecuencia pésimas para el medioambiente. Tales políticas se basaron en una profunda falta de conocimiento de la lógica de producción pastoral, si favorecieron los sisTemas importados de los países desarrollados. Estas ideas fueron indebidamente apoyadas en la teoría de la tragedia de los espacios comunes. Quedo restringido el movimiento por la provisión de asentamientos fijos provistos a su vez de recursos y servicios, especialmente los recursos hídricos pero se paso por lato las necesidades ecológicas mas amplia que suya en este ambiente ecológico.

No es sorprendente que la imposición de un estilo de vida sedentaria no ha tenido buena acogida y fue resistido por los pastores que necesitaban de pastos y agua para su ganado y tenían que trans-fronterizar para hallar los. No se les ofrecieron los servicios prometidos o si fueron ofrecidos no se mantuvieron por lo que acabaron acusándoles a los pastoralistas de ser contarios al desarrollo. Al fin y al cabo los grandes proyectos ganaderos de los años 70 y principios de los 80 fueron parados al abandonar los donantes este sector. Este experimento desgraciadamente terminó por degradar grandes porciones de la tierra árida. Al mismo tiempo, una pequeña zona entremedia, rica en recursos favorables al pastoralismo fue expropiada y convertida en proyectos de riego para la agricultura, otras partes fueron valladas para los animales salvajes y reservas forestales. Esta combinación de mala política y pérdida de recursos ha tenido la consecuencia de seriamente comprometer tanto al pastoralismo como el medioambiente de las tierras áridas.