La implementación de estrategias de conservación para la búsqueda de la equidad social, requiere un entendimiento adecuado de la configuración dinámica de los medios de vida locales. Así, comprender de manera integral la articulación entre las estructuras y sus procesos de transformación, los actores y sus estrategias de acción, y los contextos socio-ambientales que las contienen, permite identificar tanto las decisiones y posibilidades de los actores en escenarios específicos como las estrategias a ser potencializadas, con el fin consolidar logros sostenibles que tengan en cuenta las prioridades de pueblos y comunidades en sus territorios.

El reconocimiento, sistematización y fortalecimiento de dinámicas propias a propósito de los medios de vida sostenibles a nivel local, se instituye como un quehacer prioritario para la UICN para promover estrategias de conservación basadas en un enfoque de defensa y promoción de derechos.