La Secretaría Global de la UICN estableció la Oficina Regional Sudamericana (UICN-Sur), en Quito, en octubre de 1991, gracias a la invitación del Gobierno de Ecuador.

En estos años, sus funciones han estado orientadas a reforzar las capacidades técnicas de su membresía, ampliar su ámbito de influencia en la toma de decisiones e intercambiar información y experiencias sobre temas de conservación.

La UICN-Sur ha trabajado junto con sus miembros organizacionales, alrededor de 100, y especialistas de comisiones, cerca de 1.000, en la implementación de un programa de trabajo que responde a las necesidades de la región y a la problemática ambiental global.

Para la oficina regional, la combinación de la pérdida de biodiversidad con la falta de equidad muestra la urgencia de actuar en la región de una manera más articulada y sistémica.