La naturaleza ofrece la base de la materia prima y los procesos necesarios para la producción industrial, el comercio y la comercialización. Hoy en día, las empresas se enfrentan a muchos desafíos relacionados con la naturaleza, incluyendo la escasez de agua, el cambio climático, la sobreexplotación de los recursos naturales y la contaminación, todo lo cual puede poner en peligro su viabilidad futura. A la vez, la licencia de una empresa para operar en un país determinado, o su acceso a los mercados mundiales, depende cada vez más de la responsabilidad ambiental.

Habida cuenta de que la actividad comercial es vista por muchos como un actor importante en la conservación de la naturaleza, la UICN está colaborando tanto con grandes empresas multinacionales como Holcim, Shell, TATA y Kuoni, como con pequeñas empresas emergentes en los países en desarrollo, para fomentar la adopción de medidas que reduzcan su impacto ambiental. También demuestra cómo pueden los negocios contribuir de manera positiva a la biodiversidad, los ecosistemas y los servicios que prestan. Se espera que los esfuerzos emprendidos con los líderes de la industria para generar cambios positivos motiven a muchos otros a seguir sus pasos.

A través de diversos estudios y experiencias prácticas, la UICN ayuda a las empresas a demostrar que la conservación de la biodiversidad rinde frutos: Las empresas pueden aumentar sus ingresos atendiendo la creciente demanda de productos responsables; obtener licencias para operar tomando en cuenta los intereses de la sociedad civil; generar ahorros haciendo un uso más eficiente de los recursos naturales; y mejorar su acceso al capital. Todos estos beneficios se reflejan claramente en los resultados finales de una empresa.

Es cada vez mayor el número de empresas que generan ganancias derivadas de los servicios de la naturaleza en sectores como el turismo ecológico, los productos naturales para la salud, la agricultura y la industria alimentaria. La UICN apoya a empresas de todo tamaño en la implementación de buenas prácticas encauzadas hacia la utilización sostenible de la biodiversidad. Pretende elevar las normas de responsabilidad ambiental en los distintos sectores de la economía.

También ayudamos a encontrar soluciones para los problemas específicamente relacionados con la conservación que afectan las operaciones de las industrias. Los ejemplos incluyen el establecimiento de un grupo de expertos para asesorar sobre los impactos de la producción de petróleo y gas en una especie de ballenas amenazadas; la reubicación de una planta de carbonato de sodio para proteger el lago Natrón en Kenia; y en Ghana, la colaboración con Unilever para desarrollar una alternativa sostenible para el aceite de palma.

Nuestro trabajo en el ámbito de los negocios y la biodiversidad es parte del área prioritaria de la UICN tendiente a ‘lograr una economía mundial verde’. A través de este enfoque, la UICN ayuda a los responsables de la formulación de políticas a reformar las políticas económicas y los mercados en aras de un mayor apoyo a la conservación de la naturaleza. Vela asimismo por que las repercusiones de las decisiones económicas, el comercio y la inversión en biodiversidad se aborden y gestionen de manera adecuada.

Este mes damos un vistazo a algunas de las iniciativas de la UICN para hacer más sostenibles los negocios y la economía, algunos de los desafíos que enfrentamos y los resultados que estamos palpando. Escuche las entrevistas con miembros de nuestro equipo, lea sobre nuestros proyectos, y ponga a prueba sus conocimientos con nuestro cuestionario.