Pasión por las áreas protegidas

23 March 2011 | Blogs

Trabajo en áreas protegidas porque creo firmemente en que el ser humano tiene la capacidad generar modelos demostrativos de desarrollo y adoptarlos, en un futuro cercano, como formas de vida. Además, porque considero que estos espacios no han sido lo suficientemente difundidos para lograr una conservación con la participación activa de la sociedad civil, que involucre uso público y conservación como aspectos sinérgicos del desarrollo. 

Hacerlo, constituye un desafío diario. En los países de Latinoamérica es común enfrentarse a personas que no han abordado el tema ambiental. Esto ocasiona choques de criterios en espacios de diálogo, donde mucha gente considera que la conservación es únicamente para los países del norte. Es grato, sin embargo, descubrir que al momento de explicar con estudios de caso la importancia de generar áreas protegidas o procesos de conservación, las personas cambian de actitud, muestran interés y apoyan el objetivo.

Lograr el equilibrio entre la conservación y el desarrollo definitivamente no es una tarea sencilla. Necesitamos generar capacidades y educar. También, recopilar la mayor cantidad de evidencias que demuestren la importancia de la naturaleza para la vida y su futuro.

Actualmente, estoy realizando un estudio de investigación acerca de retroceso glaciar en la cordillera de Apolobamba, que es parte del área protegida Apolobamba y Madidi. Me interesa conocer la velocidad del retroceso glaciar, como el área protegida puede adaptar su gestión a este fenómeno y cómo el saber local puede aportar en este proceso y, finalmente, lograr establecer un plan de apoyo a comunidades que en al menos 70% están asociadas a glaciares o servicios que prestan los mismos a su modo de vida, cultura y actividades económicas.

Por: Rodrigo Tarquino, Investigador Asociado Centro de Análisis Espacial Instituto de Ecología, miembro de la CEC y CMAP, rodrigo.tarquino@gmail.com