Pidieron aumentar las áreas protegidas en los pastizales del Río de la Plata

30 October 2008 | News story

La moción aprobada por la UICN instará a los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay a ampliar las zonas a preservar. Afirman que en el mundo se deberían duplicar las áreas protegidas para garantizar la sustentabilidad del bioma de los pastizales.

Barcelona, 29 octubre 2008.- Los miembros de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) aprobaron una moción, durante el desarrollo del 4º Congreso Mundial de la Naturaleza, para solicitar a los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay una ampliación de las áreas protegidas de los pastizales, conformados por las pampas y campos de esos tres países y que constituyen una de las regiones de pastizales templados más grandes del mundo, con una superficie cercana a 750.000 kilómetros cuadrados.

La moción solicita a los gobiernos de la región que “desarrollen y promuevan prácticas de uso y manejo de pastizales naturales, que apunten a establecer agroecosistemas capaces de proporcionar y sostener los diversos servicios ambientales y la vida silvestre de los pastizales templados de las pampas y campos de Sudamérica”.

Por otra parte, se insta a los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay a “desarrollar políticas integradas de manejo y conservación, particularmente para aquellas especies amenazadas de los pastizales templados de las pampas y campos de Sudamérica; e instalar en sus agendas el desarrollo de acciones para la conservación y uso sostenible de los pastizales naturales y sensibilizar a la opinión pública acerca de su importancia”.

Hay que duplicar las áreas protegidas en el mundo

En el texto aprobado en Barcelona por la UICN se recordó que para que un bioma “se encuentre satisfactoriamente protegido, debe contar con al menos el 10 por ciento de su superficie bajo protección”. En ese sentido el déficit que se presenta a nivel mundial es notorio, ya que tiene apenas un 4,59 por ciento de sus áreas de pastizales bajo protección por lo que debería duplicarlas para garantizar la subsistencia del BIOMA. Pero según la UICN, este panorama es aún más grave en la región de los pastizales del Río de la Plata: Argentina, 1,2 por ciento; Uruguay, 0,21 por ciento; y Brasil, 2,23 por ciento.

Qué ocurre en Argentina

En el país, la protección de ese bioma es fundamental para la preservación del venado de las pampas (Ozotoceros bezoarticus celer), una especie emblemática de la región, en serio peligro de extinción. Hasta hace unos años, el emblemático venado, solía recorrer la región en grandes manadas, mientras que ahora los expertos estiman una población menor a los 2 mil ejemplares que están distribuidos entre las provincias de Buenos Aires, San Luis, Santa Fe y Corrientes.

El director de la Fundación Vida Silvestre Argentina, Diego Moreno, dijo: “La aprobación de la moción Acciones para conservar las Pampas y Campos de Sudamérica es una gran alegría para nuestra Fundación que tantos esfuerzos por la conservación de los pastizales de la región ha puesto desde sus inicios”.

“En la actualidad mundial, la necesidad creciente de producción de alimentos se presenta como una prioridad que pone en riesgo la conservación de los relictos de pastizal que aún subsisten. Los productores agropecuarios, de alguna manera custodios de estos pastizales naturales, tienen un rol fundamental ante un importante desafío: cómo mejorar la producción (en cantidad y en calidad) asegurando el manejo responsable de los pastizales naturales”, aseguró.

“De esta manera se garantiza la conservación a largo plazo de la diversidad biológica fortaleciendo así su capacidad de brindar múltiples servicios ambientales. Será fundamental que este desafío sea acompañado por la promoción de políticas públicas que ayuden a impulsar un desarrollo equilibrado en la región y que incorporen también la creación de nuevas áreas protegidas”, agregó.

Por otra parte, Moreno expresó: “Esperemos que este llamado de atención internacional ayude a lograr alcanzar la conservación y el uso sustentable en las Pampas y Campos de Sudamérica tan buscado y necesario”.

Históricamente, por su amplia distribución en los pastizales sudamericanos, el venado de las pampas ha sido identificado como una de las especies emblemáticas. El escudo oficial de la provincia de San Luis, cuenta con dos venados y revela la importancia que ha tenido esta especie para la región.

Sin embargo, la transformación del pastizal pampeano debido a las prácticas agrícolas y ganaderas, la caza y persecución por su cuero y carne causaron una fuerte reducción de sus números poblacionales, que lo han llevado prácticamente a su virtual extinción.

Tomar conciencia

Para Anibal Parera, coordinador de la Alianza de los Pastizales del Cono Sur (una iniciativa liderada por BirdLife Internacional junto a un creciente grupo de organizaciones de los cuatro países de la región, incluyendo al Paraguay), la moción emanada de Barcelona es clave para que los gobiernos de la región tomen conciencia de la importancia de los pastizales naturales del Cono Sur. “Ya no sólo se habla de la conservación de bosques en el mundo”, remarca Parera. “Hoy los pastizales naturales son reconocidos como un ecosistema en crisis, que requiere de nuestra atención”, dijo.

En ese sentido, Parera recalca que “este llamado de la UICN no tomará a los gobiernos por sorpresa pues recientemente los mismos cuatro gobiernos firmaron un Memorando de Entendimiento para la conservación de once especies de aves silvestres que emplean los pastizales de la región como hábitat, y que migran de un país a otro”. Este memorando está amparado en la Convención de Especies Migratorias conocida como Convención de Bonn (pues fue originalmente suscripto en esa ciudad alemana), y según Parera “los gobiernos han reconocido que deben consensuar un Plan de Acción para preservar este tipo de hábitat, y ya están manteniendo reuniones preparatorias”.

“No se trata solamente de crear áreas protegidas para los pastizales, es necesario trabajar codo a codo con los productores de los sectores rurales ganadero, agrícola y forestal. El primero (el de la ganadería) constituye un aliado estratégico de la conservación de los pastizales, pues la actividad pastoril es muy compatible con la conservación de los pastizales y a su vez pastizales en buen estado proveen de mejores pasturas y mejores rendimientos a los ganaderos”, reconoce Parera. Para el líder de esta Alianza, “este es un círculo virtuoso que los gobiernos pueden tomar en su favor y promover políticas de incentivo y promoción de la ganadería basada en el aprovechamiento sustentable de los pastizales naturales”.

Nota completa y fotos: http://www.uicn.org.ar/doc50.html

Fuente: Comité Argentino de la UICN

© Prensa Comité Argentino de la UICN
Puede reproducirse libremente citando la fuente y dando aviso a:
Federico González Brizzio, comunicacion@comite-uicn.org.ar