Una biodiversidad en buen estado suministra innumerables bienes y servicios que son esenciales para la salud y seguridad de cada uno de nosotros, así como para la salud y prosperidad de la economía y la sociedad. Veamos ahora hasta qué punto nuestras vidas dependen de la naturaleza.