IUCN - Los anfibios y reptiles de Europa, en peligro - UICN

Los anfibios y reptiles de Europa, en peligro - UICN

20 May 2009 | International news release

Una quinta parte de los reptiles de Europa y casi una cuarta parte de sus anfibios están en peligro, según los nuevos estudios encargados por la Comisión Europea y realizados por la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

Estos estudios, que se presentarán el Día Mundial de la Biodiversidad, constituyen las primeras Listas Rojas Europeas de anfibios y reptiles y revelan tendencias poblacionales alarmantes. Más de la mitad de los anfibios europeos (59 %) y el 42 % de los reptiles están en disminución, lo que significa que los anfibios y reptiles están en una situación de riesgo aún mayor que los mamíferos y aves europeos.

Para el 23 % de los anfibios y el 21 % de los reptiles la situación es tan grave que están clasificados como especies amenazadas en la Lista Roja Europea. La mayor parte de la presión sobre estas especies en disminución procede de la destrucción por el ser humano de sus hábitats naturales, combinada con el cambio climático, la contaminación y la presencia de especies invasoras.

La doctora Helen Temple, coautora del estudio, ha declarado: «Europa meridional es especialmente rica en anfibios, pero el cambio climático y otras amenazas están presionando gravemente sus hábitats de agua dulce. El crecimiento de la población humana, la intensificación de la agricultura, la urbanización descontrolada y la contaminación están ahogando los hábitats naturales en toda Europa. Esta situación no es beneficiosa ni para los anfibios ni para los reptiles».

«En el Día Mundial de la Biodiversidad, este es un dato preocupante», ha declarado Stavros Dimas, Comisario Europeo de Medio Ambiente. «A pesar de la estricta legislación que protege nuestros hábitats y la mayoría de las especies afectadas, casi una cuarta parte de los anfibios de Europa está ahora en peligro. Ello refleja la enorme presión que estamos ejerciendo sobre la flora y la fauna europeas y subraya la necesidad de replantearnos nuestra relación con la Naturaleza. Por tanto, invito a los ciudadanos, los políticos y al sector industrial a reflexionar sobre nuestro reciente Mensaje de Atenas y a tener en cuenta los problemas de la biodiversidad en las decisiones que tomen. No podemos seguir así».

En Europa habitan 151 especies de reptiles y 85 especies de anfibios, muchas de las cuales no existen en ninguna otra parte del mundo. Seis especies de reptiles, entre ellas el lagarto canario moteado (Gallotia intermedia) y la lagartija de las islas Eolias (Podarcis raffonei), se han clasificado como especies en peligro crítico de extinción, lo que significa que se enfrentan a un riesgo extremadamente alto de extinción en estado silvestre. Otras once especies se consideran especies en peligro (es decir, con un riesgo muy elevado de extinción en estado silvestre) y diez, especies vulnerables (alto riesgo de extinción en estado silvestre).

Entre los anfibios, grupo que incluye a ranas, sapos, salamandras y tritones, hay dos especies consideradas en peligro crítico de extinción: la rana cerigensis (Pelophylax cerigensis) y el tritón del Montseny (Calotriton arnoldi), único tritón endémico de España. Cinco especies más, en particular el sapo de vientre amarillo de los Apeninos (Bombina pachypus), están en peligro y once están clasificadas como especies vulnerables.
La situación de los anfibios y los reptiles es incluso peor que la de otros grupos de especies: el 15 % de los mamíferos y el 13 % de las aves están amenazados. Sin duda alguna, también hay otros grupos en peligro, pero únicamente se han evaluado estos de manera exhaustiva a nivel europeo con arreglo a las directrices de las listas rojas regionales de la IUCN.

La biodiversidad -la red de vida de la que dependemos- disminuye en todo el mundo. La pérdida de hábitats representa la mayor amenaza tanto para los reptiles como para los anfibios de Europa. Otras amenazas son el cambio climático, la contaminación y las especies ajenas invasoras. La Unión Europea se ha comprometido a poner fin a la pérdida de biodiversidad para 2010, y, para ello, cuenta con un Plan de Acción sobre Biodiversidad. El mes pasado, los ocho puntos del «Mensaje de Atenas» subrayaban la necesidad de intensificar los esfuerzos para detener esta pérdida, mediante medidas tales como aumentar la sensibilización de la opinión pública sobre la importancia de este problema, mejorar la financiación e integrar más sistemáticamente los aspectos de la biodiversidad en otros ámbitos políticos.

Las Listas Rojas Europeas, elaboradas por la IUCN, constituyen un marco para clasificar las especies en función de su riesgo de extinción. Las especies amenazadas son las que aparecen clasificadas como en peligro crítico de extinción, en peligro, o vulnerables.