Se requieren medidas para que los pobres no pierdan las oportunidades de REDD, dice la UICN

07 December 2010 | International news release

Los gobiernos deben dedicar más atención y recursos a velar por que una parte equitativa de los beneficios de la iniciativa REDD (Reducción de Emisiones Derivadas de la Deforestación y Degradación Forestal) llegue a las poblaciones vulnerables, según la UICN.

Un nuevo análisis, efectuado por la UICN, de las propuestas de presupuesto presentadas al Banco Mundial por 17 países muestra que éstos se proponen invertir tres veces más en actividades de medición y preparación de informes sobre el carbono forestal que en fortalecimiento de las capacidades nacionales y consulta con las poblaciones locales.

Los grupos vulnerables, como las mujeres, los pueblos indígenas y los pobres, corren el riesgo de quedar al margen si las iniciativas REDD no los informan e involucran adecuadamente y no fortalecen sus capacidades, indica la UICN.

“Es alentador observar en estas propuestas que se están comprometiendo centenares de millones de dólares para la REDD, pero nuestras estimaciones muestran que sólo unos 30 millones se dedican a la capacitación y consulta de las poblaciones locales, comparados con cerca de 100 millones para la investigación acerca de los métodos de medición del carbono de los bosques”, dice Stewart Maginnis, Director de Medio Ambiente y Desarrollo de la UICN.

En Ghana, un país muy adelantado en materia de preparación para la REDD, se han previsto 3 millones de dólares para desarrollar metodologías de medición, preparación de informes y verificación del carbono forestal, y sólo 800.000 dólares para capacitación y consulta de las poblaciones locales. Si bien estas sumas pueden parecer considerables, un estudio reciente de la UICN y The Forest Dialogue muestra que en las comunidades rurales y entre las autoridades locales, no se conoce prácticamente nada acerca de lo que significa la REDD a nivel local. Se requieren inversiones más cuantiosas para que las poblaciones que dependen de los bosques puedan participar activamente en la elaboración de soluciones, dice la UICN.

“Para lograr una verdadera transformación en el uso del suelo, 800.000 dólares son una inversión bastante limitada”, dice Wale Adeleke, coordinador de proyectos forestales de la UICN en Ghana.

“Los gobiernos y los donantes deben llegar a un equilibrio”, dice Consuelo Espinosa, Encargada de Bosques y Cambio Climático en la UICN. “Deben equilibrarse mejor las inversiones en los aspectos científicos del recuento de carbono y las dedicadas al proceso que en última instancia hará que la REDD sea una realidad, es decir la creación de capacidades, la consulta y la participación de las poblaciones rurales pobres. Si no se establece ese equilibrio, saldrán perdiendo quienes más necesitan los beneficios de la REDD”.

Este concepto de la REDD enfocado en los pobres, que pone en primer plano a las comunidades desfavorecidas en materia de conservación de los bosques, es acorde con el marco más amplio de “cambio radical del uso de los suelos” en los métodos de valoración y manejo forestal.

Notas para los redactores

El nuevo estudio se basa en datos preliminares de las propuestas de presupuesto presentadas al Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF) del Banco Mundial.

REDD (Reducción de Emisiones Derivadas de la Deforestación y Degradación Forestal) es un mecanismo en curso de negociación en el Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Tiene por objetivo apoyar actividades que permitan reducir las emisiones de CO2 causadas por la deforestación y la degradación de los bosques.

REDD + incluye la reducción de emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal en los países en desarrollo, el papel de la conservación y el manejo sostenible de los bosques y la mejora de los stocks de carbono forestal.

El informe “La preparación para la REDD requiere una reforma radical” examina la necesidad de establecer un marco adecuado para que los beneficios de la REDD lleguen efectivamente a las comunidades y propietarios de las tierras. Más de 50 partes interesadas ghanesas e internacionales, provenientes del sector gubernamental, de las ONG, de comunidades de zonas forestales y del sector privado, participaron en la preparación del informe, coordinado por The Forest Dialogue y la UICN.

Portavoces:

Stewart Maginnis, Director de Medio Ambiente y Desarrollo, UICN, e. stewart.maginnis@iucn.org
Consuelo Espinosa, Encargada de Bosques y Cambio Climático, UICN, e. consuelo.espinosa@iucn.org
Jan Willem Den Besten, Encargado de Conocimientos REDD, UICN, e. janwillem.denbesten@iucn.org

Para más información o para concertar entrevistas en inglés o español:

Borjana Pervan, Relaciones Prensa UICN, tel.+41 798574072, e. borjana.pervan@iucn.org
Brian Thomson, Director Relaciones Prensa UICN, tel.+41 797218326, e. brian.thomson@iucn.org
Daniel Shaw, Encargado Comunicación Bosques, UICN, tel. +41 22999168, e. daniel.shaw@iucn.org


Acerca de la UICN

La UICN, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, contribuye a encontrar soluciones pragmáticas para los principales desafíos ambientales y de desarrollo que enfrenta el planeta.

La UICN trabaja en los ámbitos de biodiversidad, cambio climático, energía, medios de subsistencia y una economía mundial más ecológica, apoyando la investigación científica, gestionando proyectos de campo en todo el mundo, y reuniendo a los gobiernos, las ONG, las Naciones Unidas y las empresas, con miras a desarrollar políticas, legislación y prácticas óptimas.
 


Epiphyte of Borneo