Mosaicos mediterráneos

24 November 2009 | Project completed

  • Fortalecer la resiliencia de los paisajes mediterráneos ante cambios climáticos y socioeconómicos
  • Fomentar la conservación innovadora y el desarrollo rural sobre la base de la identidad de las comunidades locales
  • Apoyar un nuevo marco de trabajo de políticas locales, nacionales, e internacionales de desarrollo rural más allá de la lógica de las subvenciones

La vulnerabilidad de los socio-ecosistemas mediterráneos al cambio climático puede verse magnificada por las actuales prácticas y procesos inducidos por el hombre, que contribuyen a reducir la retención de agua y otras funciones reguladoras, y provocan una aceleración de la degradación y el empobrecimiento del paisaje. Los científicos e investigadores modernos creen que la superación de alteraciones interrelacionadas en los sistemas ecológicos, socio-económicos y culturales, cuando se cruzan los umbrales críticos, podría producir en un futuro cercano efectos en cascada con cambios irreversibles hacia condiciones socio-ecológicas no deseadas, el empobrecimiento del capital natural y social, y la pérdida de la capacidad de los paisajes para mantener a la población humana, y los bienes y servicios que ofrece.

La adaptación al cambio global implica el ajuste de los sistemas ecológicos, sociales, y económicos para detener y revertir los procesos y prácticas negativos, y aumentar la resiliencia ecológica y social del sistema. Preservar y mejorar la diversidad en todos los niveles es la mejor estrategia para aumentar la resiliencia, proporcionar una amplia gama de oportunidades y opciones para hacer frente a cualquier cambio ambiental, social y económico, y garantizar la viabilidad y sostenibilidad de los socio-ecosistemas mediterráneos.

Los paisajes mosaicos del Mediterráneo tienden a ser socio-ecosistemas relativamente estables con niveles altos de biodiversidad, con una fuerte identidad regional y sociedades culturalmente ricas. Esta variedad puede reducir la probabilidad de cambios abruptos que pueden conducir a pérdidas ecológicas y socio-económicas irreversibles. Para evitar traspasar los umbrales ecológicos que conducen a cambios no deseados, es de gran importancia evitar traspasar los umbrales socio-culturales. Por lo tanto, mantener y restaurar mosaicos mediterráneos “inteligentes frente a las perturbaciones” es la mejor garantía para una mayor resiliencia contra el cambio global.

Se necesita una gestión activa y adaptada, y una gobernanza de la resiliencia para mantener socio-ecosistemas viables, y para mejorar la resiliencia de paisajes degradados ante los efectos negativos combinados del cambio climático y socio-económico. Según la mayoría de los expertos, los criterios principales para la conservación y la restauración de los paisajes mediterráneos son los siguientes:

  • Tratar los impactos y las verdaderas causas de las principales alteraciones ambientales y culturales, y las cadenas causales que conducen a esos impactos, a un nivel lo más amplio posible.
  • Introducir nuevos modelos de gestión multifuncional des paisaje a través de una combinación de enfoques tradicionales e innovadores y prácticas adaptadas de conservación y de gestión.
  • Asegurar las condiciones - legislación, financiación, instituciones competentes, participación de todos los agentes afectados, el aumento de las capacidades y la sensibilización - necesarias para apoyar a los gestores y usuarios del territorio en su rápido avance hacia usos y prácticas de gestión que mejoren la resiliencia.
  • Aumentar el nivel de autosuficiencia de las economías rurales, y disminuir su dependencia de las subvenciones.

El concepto de proyecto “Mosaicos Mediterráneos” surgió de un debate entre la UICN-Med y organizaciones experimentadas de España, Italia, y Portugal, con el objetivo de establecer una alianza estratégica para iniciar un trabajo innovador en la esfera de la conservación de la naturaleza y del desarrollo rural, a nivel de paisaje.

A fin de fortalecer la cooperación Norte-Sur en la región y compartir conocimientos entre los nodos de excelencia mencionados y áreas de de paisaje menos avanzadas, el proyecto incluye organizaciones de Argelia y el Líbano. Al unir fuerzas y aprender unos de otros, estas organizaciones desean participar en una nueva iniciativa que tiene por objeto:

  1. Mejorar y restaurar la resiliencia ecológica, social y cultural de las áreas rurales y naturales del sur de Europa, cuyo patrimonio natural y cultural se ven amenazados por agudos cambios socio-económicos que conducen a modificaciones del uso de la tierra, y por la perturbadora influencia del cambio climático.
  2. Probar enfoques innovadores que proporcionen soluciones viables a la disminución de la diversidad biológica y a la crisis socio-económica de los paisajes rurales marginales en la Europa Mediterránea, más allá las lógicas “perversas” de los subsidios económicos, y sobre la base de sus identidades eco-culturales.
  3. Crear una red de sitios experimentales o piloto para probar este tipo de soluciones, extenderlas entre los especialistas de la conservación de la naturaleza y del desarrollo rural, y utilizarlas para influir el marco legislativo más amplio y las políticas claves a nivel local, nacional, y de la UE.

Un programa, cinco paisajes
Un Modelo de Resiliencia de los Socio-Ecosistemas

Las siguientes localidades serán objeto de trabajo en la iniciativa:

  • España – Cuenca del río Almonte
  • Portugal – Valle bajo del Guadiana
  • Italia – Terra dei Vestini
  • Líbano – Reserva Shouf de la Biosfera
  • Argelia –Estepas El Bayadh


Mediterranean landscape