Francia confirma su cooperación con la red ambiental más grande del mundo

18 September 2009 | News story

Proyectos de conservación de la biodiversidad establecidos desde este año en África, en el Mediterráneo y en las entidades de ultramar de la UE

Alain Joyandet, Secretario de Estado francés encargado de Cooperación y Francofonía, Chantal Jouanno, Secretaria de Estado francesa encargada de Ecología, Marie-Luce Penchard, Secretaria de Estado francesa encargada de Ultramar, y Jean-Michel Severino, Director General de la Agencia Francesa de Desarrollo, suscribieron un nuevo acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), representada por su Directora General, Julia Marton-Lefèvre. El acuerdo de colaboración entre Francia y la UICN, que comenzó en 2005, ha sido renovado por otros cuatro años, reforzando así el compromiso de Francia con la conservación de la biodiversidad.

Este nuevo acuerdo marco, por un valor de casi 8 millones de euros, apoyará la gestión sostenible de la biodiversidad en los países del Sur. Las primeras actividades emprendidas en 2009 incluyen el fortalecimiento de la gestión de áreas protegidas en África Occidental y Central, la identificación de las partes más importantes del Mediterráneo en función de la conservación de la biodiversidad, así como el monitoreo del comercio de carne de animales silvestres y la protección mejorada de la vida silvestre en África Central. También se prevén acciones en las entidades de ultramar de la UE, así como actividades relacionadas con la gobernanza del mar Mediterráneo.

Este acuerdo consolida la relación de colaboración de Francia con la UICN, una organización que fue fundada en Fontainebleau en 1948, y que congrega a 11.000 científicos y expertos voluntarios, gobiernos y organizaciones no gubernamentales de todo el mundo. Con la firma de este acuerdo, Francia confirma su posición como uno de los asociados estratégicos de la UICN, junto con Canadá, Dinamarca, España, los Países Bajos, Noruega, Suecia y Suiza.

"La crisis actual de la biodiversidad, agravada por el cambio climático, requiere una acción mundial inmediata en todos los ámbitos de la sociedad. El compromiso continuado de Francia para ayudar a la UICN a garantizar el uso sostenible de los recursos proporcionados por los distintos ecosistemas, especialmente en los países que más dependen de ellos, demuestra que la conservación de la naturaleza puede y debe ser una parte integral de las políticas de los países desarrollados. En este sentido, la renovación del Acuerdo Marco entre la UICN y Francia fortalecerá sus actividades en África, en el Caribe y en Oceanía", apuntó Julia Marton-Lefèvre, Directora General de la UICN.


Esta opinión es compartida por Chantal Jouanno, Secretaria de Estado francesa encargada de Ecología: "La herencia biológica del mundo está en peligro. En 2010, Francia debe unirse nuevamente a los esfuerzos tendientes a aumentar la conciencia pública. Intensificaremos nuestra estrategia nacional para la conservación de la biodiversidad, y ya desde 2010 pretendemos desempeñar un papel central en la creación de un IPPC para la biodiversidad. Ayudaremos a los grupos de expertos abocados a ello. Es una prioridad. A medida que nos ocupamos de nuestra vida presente, debemos prepararnos para el mañana".

Marie-Luce Penchard, Secretaria de Estado francesa encargada de Ultramar, señala que, en su opinión, "La biodiversidad de los territorios franceses de ultramar tiene extraordinaria importancia a nivel mundial. En primer lugar, en relación con el patrimonio natural, porque la mayor parte de esta riqueza natural es endémica de esos territorios, por lo que tenemos la ineludible responsabilidad de protegerlo. Sin embargo, también constituye una reserva potencial para el desarrollo económico de la población local y su bienestar. De ahí que tenemos que trabajar juntos para crear y aplicar con determinación una política clara para garantizar la protección y el desarrollo sostenible de la biodiversidad en estos territorios de ultramar. Mucho me complace que el trabajo de la UICN incluye una sección específica dedicada a las entidades de ultramar, que apoyará las actividades emprendidas por la población local en dichos territorios y desarrollará estos modelos de desarrollo sostenible".

Según Alain Joyandet, Secretario de Estado francés encargado de Cooperación y Francofonía, "el medio ambiente es nuestro bien más valioso. Es imperativo conservarlo para las generaciones futuras. Estoy totalmente convencido de ello. Está vinculado al mejoramiento de las condiciones sociales y económicas de las poblaciones locales. Este es nuestro reto cotidiano. A mi juicio, la colaboración con la UICN es el símbolo de nuestro interés colectivo y nuestro compromiso. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para reiterar la importancia que para mi tiene la creación de una plataforma intergubernamental científica y política, basada en el modelo del IPPC, que mejorará nuestros conocimientos y los medios para proteger la biodiversidad y los ecosistemas".

Por último, según Jean-Michel Severino, Director General de la Agencia Francesa de Desarrollo, "los países pobres, cuyo capital económico depende en gran medida del medio ambiente, son las primeras víctimas de la erosión de su capital natural. La conservación de la biodiversidad y la lucha contra la pobreza son inseparables y requieren –como ya lo hemos estado haciendo desde hace varios años con la UICN– que se emprendan acciones en todos los ámbitos, en colaboración con los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado".

 

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) contribuye a encontrar soluciones pragmáticas para los urgentes desafíos del medio ambiente y el desarrollo. Se apoya en la investigación científica, gestiona proyectos de campo en todo el mundo, y reúne a los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, los organismos de las Naciones Unidas, las empresas y las comunidades locales para que trabajen juntos en el desarrollo e implementación de políticas, leyes y mejores prácticas.

La UICN es la red ambiental de carácter global más grande y antigua del mundo –una unión democrática que reúne a más de 1000 organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, además de unos 11.000 científicos voluntarios en más de 150 países. El trabajo de la UICN cuenta con el apoyo de más de 1000 profesionales en 60 países y cientos de socios de los sectores público, no gubernamental y privado de todo el mundo. La sede de la Unión se encuentra en Gland, cerca de Ginebra, en Suiza.
www.iucn.org

Una institución pública, la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) ha estado trabajando por más de sesenta años en la lucha contra la pobreza y la promoción del desarrollo en los países del Sur y en los territorios de ultramar. Implementa las políticas de desarrollo definidas por el Gobierno francés.
La AFD trabaja activamente en más de 50 países; financia y apoya proyectos para mejorar las condiciones de vida, para impulsar el crecimiento económico y para proteger el planeta: empeñándose en que los niños asistan a la escuela, apoyando a los agricultores y las pequeñas empresas, facilitando el abastecimiento de agua, conservando los bosques tropicales y luchando contra el cambio climático.
www.afd.fr


Contactos con los medios de comunicación

UICN: Borjana Pervan, +41 79 8574072; borjana.pervan@iucn.org

Secretaría de Estado para la Cooperación y la Francofonía (Francia): Guyonne De Montjou, +33 1 43 17 65 28

Secretaría de Estado para la Ecología (Francia): Sabine Deroche, + 33 1 40 81 79 55;
sabine.deroche@developpement-durable.gouv.fr

Secretaría de Estado para los Territorios de Ultramar (Francia): Matthieu Béjot, +33 1 53 69 26 74

AFD: Laure Weisgerber, + 33 1 53 44 30 57; weisgerberl@afd.fr
 


Mediterranean landscape